Publicado 27/01/2015 18:24CET

Este miércoles juzgan a los acusados de lesionar a tres guardias civiles en el cuartel de Escalona (Toledo)

TOLEDO, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

Este miércoles se juzgará en la Audiencia de Toledo a dos de los tres acusados --la tercera persona acusada por estos hechos ha fallecido-- de lesionar a dos guardias civiles y un policía local en el cuartel de la Guardia Civil de Escalona (Toledo) el 10 de junio de 2007, tras producirse un accidente de circulación, por el que también uno de los acusados ha sido condenado como autor de un delito contra la seguridad vial por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

El Ministerio Fiscal, según su escrito de conclusiones, recogido por Europa Press, pide dos años y seis meses de prisión para uno de los acusados por el delito de lesiones y tres años de prisión para el segundo por el mismo delito. Además, y por el delito contra la seguridad vial, pide dos años y seis meses para el primero de los dos acusados.

Igualmente, según el Ministerio Público, los acusados indemnizarán conjunta y solidariamente al agente de Policía Local de Escalona en la cantidad de 510 euros y con 240 euros cada uno de ellos a los agentes de la Guardia Civil.

Los hechos ocurrieron sobre las 19.00 horas del 10 de junio de 2007, cuando dos de los tres acusados protagonizaron un accidente de circulación contra otro vehículo ocupado por dos personas y "ante la actitud violencia y agresiva y carente de toda justificación" de los acusados, las otras dos personas se dirigieron al cuartel de la Guardia Civil de Escalona en busca de ayuda, lugar al que también acudieron los acusados, uno de los cuales tenía mermadas sus facultades para la conducción debido a la ingesta previa de bebidas alcohólicas, como así evidenció el test realizado.

La intención de los tres acusados, según el relato de hechos del Fiscal, era en todo momento acceder a dependencias policiales con la finalidad de agredir al matrimonio con el que habían tenido el incidente, lo que fue impedido por el agente de la Guardia Civil que se encontraba de servicio de puertas en un primer momento, aunque los tres acusados comenzaron a amenazarle y a golpearle, lanzando patadas y puñetazos.

El agente se vio obligado a requerir ayuda a otros compañeros y agentes de la Policía Local, no cesando los acusados en su conducta agresiva y violenta y propinando puñetazos y golpes a todos los agentes allí presentes, incluido el agente de Policía Local alertados, que recibió un fuerte golpe al evitar que fuese golpeado uno de los guardias civiles.

A consecuencia de estos hechos, el Policía Local sufrió policontusiones y esguince del codo derecho y el hombro izquierdo, uno de los agentes de la Guardia Civil sufrió policontusiones en el tobillo y el antebrazo, y el otro Guardia Civil también sufrió lesiones en el hombro y el brazo.

Para leer más