Actualizado 26/04/2007 16:12 CET

Sucesos.- Familiares, amigos y compañeros despiden en Sonseca (Toledo) al soldado muerto en Kosovo el pasado martes

TOLEDO, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 300 personas, entre las que se encontraban familiares, amigos y compañeros del Ejército, despidieron hoy en Sonseca (Toledo), durante un "íntimo" entierro, al soldado ciudaderealeño de 19 años, José Javier Colorado Ramírez, muerto en Kosovo el pasado martes, según informó a Europa Press el alcalde del municipio, Juan Francisco Martín Ayuso.

Alrededor de las 12.30 horas llegaba el cortejo fúnebre acompañado por amigos, familiares y la Corporación municipal, ante los "aplausos" del resto de personas que asistieron en el cementerio municipal de la localidad, mientras los amigos del joven transportaban a hombros el féretro de José Javier Colorado Ramírez.

En un primer lugar los amigos trasladaron el féretro a una ermita situada en el camposanto, que estuvo allí durante quince minutos, momento que transcurrió con ráfagas de salvas que fueron disparadas por los compañeros del Ejército, para ser posteriormente depositado en un nicho. El encuentro trascurrió con emotividad y "con mucha tensión de dolor", aseguró el alcalde.

Juan Francisco Martín Ayuso admitió que al comienzo del entierro se produjeron algunos incidentes leves entre los familiares del joven soldado fallecido y diferentes medios de comunicación que se encontraban cubriendo el funeral, incidentes que se saldaron sin problemas, según admitió al alcalde.

Francisco Martín Ayuso, natural de Puertollano (Ciudad Real), falleció como consecuencia de un accidente de tráfico ocurrido en un camino del Valle de Osojane, en la municipalidad de Istok (Kosovo), al volcar el blindado medio de ruedas (BMR) en el que viajaban, según informó en un comunicado el Ministerio de Defensa.