Actualizado 27/06/2007 16:50 CET

UGT critica la inestabilidad y precariedad que sufren los trabajadores extranjeros en Castilla-La Mancha

Del total de inmigrantes que residen en la región, sólo el 58,05% cuenta con empleo y de ellos sólo el 46,6% tiene un contrato

TOLEDO, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La responsable del departamento regional de Inmigración de UGT, María Ciufudean, criticó hoy que los inmigrantes que trabajan en Castilla-La Mancha sufren una situación de "inestabilidad", con contratos temporales en su mayoría, de "precariedad", con sueldos bajos, y segmentada en los sectores de la construcción, en el caso de los hombres, y en servicios, las mujeres.

Ciufudean realizó estas declaraciones durante la rueda de prensa que ofreció hoy, junto a la secretaria de Empleo de UGT de Castilla-La Mancha, María José del Valle, para informar sobre la situación de los extranjeros en la Comunidad Autónoma, a través de un estudio realizado por el sindicato, mediante 2.000 cuestionarios, y los datos oficiales.

Así, Ciufudean aseguró que la temporalidad es "muy grande" entre los extranjeros ya que del total de contratos temporales formalizados entre los inmigrantes de enero a mayo de 2007, el 91% fueron de este tipo, mientras que para los españoles, los temporales supusieron el 85,73%. En total, de enero a mayo se hicieron 170.308 contratos en la región, y de ellos, el 70% se hicieron a españoles y el 30% a extranjeros.

La precariedad es otro de los problemas que sufren los inmigrantes en la región a la hora de trabajar, de manera que el 35% de los hombres extranjeros cobran entre 600 y 900 euros, mientras que el 30% de las mujeres reciben menos de esos 600 euros.

Además, según el sindicato, en el primer trimestre de 2007 los castellano-manchegos cobraron 223,99 euros menos que el resto de los españoles, mientras que los inmigrantes reciben un 32% menos que los trabajadores naturales de Castilla-La Mancha en esta región.

En cuanto a los sectores donde encuentran trabajo las personas inmigrantes, el sector agrícola supone la mayor fuente de empleo, seguido de los sectores de servicios e industria. Sin embargo, teniendo en cuenta el sexo, la mayoría de los hombres trabajan en la construcción y las mujeres en servicios y labores domésticas, de cuidado a dependientes y en la hostelería.

LA MITAD SIN EMPLEO

Por otra parte, Ciufudean aseguró que la inmigración en Castilla-La Mancha es de tipo "económica", es decir, acuden a la región en busca de empleo. Sin embargo, de las personas inmigrantes en la Comunidad Autónoma, sólo el 58,05% cuentan con empleo y de esos trabajadores sólo el 46,6% tiene un contrato, de manera que el 41,13% desempeña su labor sin formalización.

Así, en el pasado mes de mayo, la afiliación a la Seguridad Social de inmigrantes ascendió a un total de 76.309 personas, y de ellos sólo el 29% eran mujeres. De hecho, aunque de enero a mayo la afiliación se incrementó, la femenina nunca pasa del 30%.

Ciufudean recordó también que de esas personas que trabajan en la región, la mayoría tiene unas edades comprendidas entre los 25 y 35 años y el 44,95% son latinoamericanos, el 24,5% son rumanos y los marroquíes son el 15,2%. En total, sólo el 8,58% de los hombres están satisfechos con su puesto, mientras que en el caso de las mujeres desciende al 6,4%.

En cuanto a la discriminación hacia la mujer, Ciufudean aseguró que las diferencias que ya existen en la población española que trabajan en Castilla-La Mancha se agudizan más entre los extranjeros, puesto que del total de contratos realizados a inmigrantes, de enero a mayo, que son 63.226, el 74% se hicieron a hombres y sólo el 25,03% a mujeres.

PACTO REGIONAL

Por su parte, la secretaria de Empleo de UGT de Castilla-La Mancha apuntó que hay que incidir en la idea que propuso ayer, durante el Debate de Investidura en las Cortes regionales, el secretario general de UGT, Carlos Pedrosa, de crear un Pacto regional de la Inmigración.

Asimismo, recordó que actualmente "estamos a las puertas de negociar un nuevo acuerdo regional por el empleo, donde tendremos que ver qué está pasando en nuestro mercado y cómo se debe solucionar".

Destacó también la importancia de concienciar a los empresarios de la región de que "todos los trabajadores tienen los mismos derechos y obligaciones que cualquier otro, que se tiene que cumplir la legislación laboral y que han de revisarse las políticas públicas en esa línea".

Por último, hizo hincapié en la actuación de la Inspección de Trabajo puesto que es "esencial para evitar las discriminaciones" al igual que la aplicación de la Ley de Igualdad en todos los aspectos.