Vecinos del antiguo poblado minero de Las Tiñosas se "atrincheran" contra su demolición


Actualizado 16/01/2017 16:50:03 CET
Puertollano
EUROPA PRESS

PUERTOLLANO, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Vecinos del antiguo poblado minero de Las Tiñosas, en Solana del Pino (Ciudad Real), han decidido "atrincherarse" en las viviendas que ocupan tras conocer que el Ayuntamiento, a petición de los propietarios de la finca 'Manzano Alto', ha concedido la licencia municipal para la demolición de la totalidad de estas construcciones, unas treinta, tras constatar el "mal estado" de algunas de ellas.

Así lo han anunciado los vecinos este domingo durante un acto reivindicativo en compañía del coordinador de Ecologistas en Acción-Valle de Alcudia, Vicente Luchena, quien ha calificado el episodio como un "atropello cultural y social".

Según aseguran los afectados, ocho familias que aún utilizan viviendas como segunda residencia se turnarán para evitar que las máquinas entren en el poblado y evitar así un derribo que está previsto que se ejecute antes del 31 de enero.

La obra cuenta con la licencia municipal del Ayuntamiento de Solana del Pino y los informes favorables del Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona, que han constatado el "estado ruinoso" de algunas de estas históricas edificaciones que formaran parte del complejo de Mina Diógenes y del balneario de agua agria de Las Tiñosas.

Si bien los propietarios de la finca aseguran que "no existen" contratos de arrendamiento o de uso de estas viviendas, y que corre peligro la integridad de ocupantes y visitantes, los moradores han explicado a Europa Press que aún hay construcciones en buen estado que han sido "traspasadas de generación en generación" en virtud de acuerdos verbales o antiguos escritos que están sujetos a interpretación jurídica, al tiempo que han lamentado la "premura, confusión y desinformación" que rodea a todo el proceso.

En este sentido, han subrayado que su intención es "luchar a pie de casa" para evitar la demolición. También esperan resolver el conflicto en los tribunales, y demostrar que habitan y ocupan esas construcciones para defender sus derechos así como la "memoria de los antepasados y el patrimonio cultural" del Valle de Alcudia. Además, reivindican al Ayuntamiento la regularización jurídica y fiscal de su situación.

Por su parte el coordinador de Ecologistas en Acción-Valle de Alcudia ha mostrado su apoyo "incondicional" a los afectados y ha pedido a la dirección del Parque Natural Valle de Alcudia y Sierra Madrona que inicie los trámites para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) tanto el poblado como el balneario (cerrado en la actualidad) y la fuente agria. Al mismo tiempo ha aseverado que la mayoría de las casas "no están en ruina" y ha solicitado a la alcaldesa de Solana del Pino que "rectifique".

AYUNTAMIENTO Y PARQUE LAMENTAN LA DEMOLICIÓN

La alcaldesa de Solana del Pino, Emilia Redondo, y el director del Parque Natural, Juan Ruiz Castañeda, han defendido su gestión, aunque reconocen que "lamentan" la desaparición de este patrimonio. Así, Redondo ha declarado a Europa Press que, aunque apoya a los vecinos, negar el permiso de demolición a la vista de informes técnicos favorables hubiera podido ser susceptible de un delito de prevaricación ante futuras demandas de los propietarios.

Por su parte, Castañeda ha aseverado en las redes sociales que el patrimonio cultural del parque es competencia de la Consejería de Cultura, y que las competencias de la Dirección del Parque Natural "están perfectamente definidas y se han cumplido de forma escrupulosa".

En todo caso, ha avanzado que ya se está trabajando para conseguir la declaración de Bien de Interés Cultural de la fuente de agua agria de las Tiñosas por parte de la Consejería de Cultura con el consenso de la propiedad de los terrenos: "hay que hacer un esfuerzo para que la fuente de las Tiñosas se pueda seguir visitando a pesar de ser privada", ha enfatizado.

Respecto a las edificaciones, ha indicado que "por encima de sentimientos más o menos compartidos, estamos en un Estado de Derecho y la Ley hay que cumplirla; si alguien estima que sus derechos se ven afectados que los defienda con pruebas ante quien proceda".

"Al final, las sensaciones y sobre todo la nostalgia de un tiempo que pasó y que es parte indefectible de nuestras vidas nunca las podrán borrar hechos como este", sostiene el director, quien insiste en que el parque "no tiene competencia en patrimonio cultural y mucho menos para saltarse la propiedad del mismo para cambiar sus derechos legales: es una situación legal y triste".

El director recuerda que toda la superficie afectada por las actuaciones de demolición son propiedad privada desde mediados del siglo pasado, cuando cesó la actividad minera, con la compraventa de los terrenos de la Sociedad Minero Metalúrgica de Peñarroya a los titulares de la finca "Manzano Alto".

Asimismo, ha asegurado que las edificaciones se encuentran en un estado "lamentablemente ruinoso, suponiendo un evidente peligro para toda la gente que sin ningún impedimento accede al poblado minero; y en el caso más que posible de una desgracia, esta sería responsabilidad de la propiedad de los terrenos". No obstante ha puntualizado que la fuente agria de Las Tiñosas está fuera de este expediente.

Este conjunto de edificaciones, representativas de la arquitectura popular de la zona, fueron parte del complejo industrial de Mina Diógenes, perteneciente a la Sociedad Minero Metalúrgica de Peñarroya. A mediados del siglo XX también fueron usadas como "cuartelillos" de alquiler para numerosas personas, la mayor parte de origen humilde, que visitaban el desaparecido balneario de agua agria de Las Tiñosas.

El surtidor aún conserva, en estado precario, los restos de una cubierta a escala reducida de la que en otros tiempos luciera la Fuente Agria de Puertollano (Ciudad Real).