El absentismo laboral en Valladolid tuvo un coste de 140 millones

Jornada de AMAT en la CVE sobre absentismo laboral, 16-10-18
EUROPA PRESS
Actualizado 16/10/2018 11:20:34 CET

   AMAT presenta a los empresarios de la provincia una herramienta online para calcular el coste del absentismo ligado a contingencias comunes

   VALLADOLID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El absentismo laboral derivado de la Incapacidad Temporal por Contingencias Comunes (ITCC) tuvo en 2017 un coste total de 140,15 millones de euros en la provincia de Valladolid, lo que supone un incremento del 8,60% respecto al ejercicio 2016, un importe que se eleva hasta alrededor de los 300 millones en el conjunto de Castilla y León.

   Así lo ha avanzado el director gerente de la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT), Pedro Pablo Sanz Casado, durante una jornada celebrada este martes en la sede de la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE) y que ha inaugurado el Director Provincial del Instituto Nacional y la Tesorería de la Seguridad Social, Jerónimo González Clavero.

   De acuerdo con estas cifras, el gasto en términos de prestaciones económicas de la Seguridad Social fue de 79,64 millones de euros (un 9,10 por ciento más que en 2016), mientras que el coste directo que dichas bajas laborales representaron para las empresas fue de 60,51 millones de euros (un 7,95 por ciento más que el año anterior).

   En declaraciones recogidas por Europa Press, Sanz Casado se ha referido también al "coste de oportunidad" que habría que añadir a estas cifras, es decir, el coste que este absentismo supuso en términos de producción de bienes y servicios "que se dejaron de prestar o producir".

   En este sentido, la presidenta de la CVE, Ángela de Miguel, ha subrayado el "grandísimo coste" para las empresas y ha abogado por incluir este aspecto en la negociación colectiva para promover que "si los trabajadores mejoran las cifras de absentismo, pueda repercutirles en subidas salariales, al tiempo que ha recordado que el coste del absentismo "no afecta sólo a las empresas", sino "también a la Seguridad Social", al tiempo que supone "un freno al crecimiento".