Publicado 03/02/2021 17:10CET

Adjudicado el contrato de obra pública y explotación del CTR de Valladolid con nueve años de duración

Prevé que la adjudicataria destine 50 millones de euros en inversiones para mejorar la planta

VALLADOLID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Valladolid ha aprobado este miércoles la adjudicación del contrato de la concesión de obra pública y explotación del Centro de Tratamiento y Eliminación de Residuos (CTR) a la UTE formada por FCC y Zarzuela, que contará con 15 meses para la redacción del proyecto y ejecución de las obras de adaptación y un plazo total que se reduce a 9 años en lugar de los 20 con los que se había adjudicado el anterior contrato.

El contrato ha sido adjudicado este miércoles en la reunión de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid a la UTE de FCC y Zarzuela, que proponía una oferta económica de 9,2 millones de euros anual, si bien fuentes municipales han precisado que no se puede hablar de un coste total de contrato, ya que esa cantidad supone una estimación en función del número toneladas que se prevé que procese la planta.

En la reunión de la Junta de Gobierno también se ha autorizado el acceso al expediente relativo a la contratación de la concesión, respecto de la documentación no declarada confidencial, como han solicitado varios licitadores.

Según han destacado fuentes municipales en un comunicado recogido por Europa Press, el contrato permitirá la mejora en el tratamiento de los residuos sólidos de toda la provincia de Valladolid y o mejores índices de recuperación, tanto de la materia orgánica, como de los envases y enseres.

Con el nuevo contrato está previsto que la adjudicataria, invierta más de 50 millones de euros para incrementar la reutilización y el reciclaje de los residuos municipales mediante obras y equipos que renueven y mejoren el actual complejo. La duración no será de 20 años, como en el anterior contrato, sino que el periodo se establece en nueve.

La concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad, María Sánchez, ha recordado que el equipo de Gobierno estudió la posibilidad de asumir la gestión pública de esta planta "pero los cambios que se necesitan en un periodo corto de tiempo hacen que el Ayuntamiento no lo pudiera asumir".

FUTURA GESTIÓN POR PARTE DEL CONSORCIO PROVINCIAL

Dado que la planta de tratamiento da servicio a toda la provincia, --sólo el 55 por ciento-- del residuo corresponde a la capital-- el nuevo contrato prevé que en un futuro sea el Consorcio de Residuos de la Diputación Provincial el que asuma la gestión.

La concejal de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez, ha destacado la inversión que tendrá que realizar la empresa adjudicataria en un tiempo corto y las mejoras que se introducen, que permitirán tener en Valladolid "una instalación tecnológicamente de primera línea en el sector".

Las nuevas tarifas ofertadas incentivarán la separación en origen, que es clave para la consecución de los objetivos medioambientales. Así, por el tratamiento de la tonelada de fracción orgánica se pagará 25 euros, casi la mitad de lo que se abona actualmente (46 euros), mientras que la de residuo "todo en uno" se pagará a 63,47 euros, cerca del triple de la tarifa actual, 22 euros.

De este modo, las entidades locales que entreguen los residuos deficientemente separados tendrán que hacer frente a un coste de tratamiento mucho más elevado.

Además, la empresa adjudicataria ha ofertado destinar 325.000 euros anuales a campañas de concienciación orientadas a que la ciudadanía sea responsable en la menor producción de residuos y su correcta segregación en los hogares.

Como apoyo a esta labor de concienciación se prevé la creación de un centro de atención a visitantes, con aula ambiental o sala de exposiciones y una pasarela de visitas que permitirá acercarse a los entresijos del tratamiento sin interferir la actividad normal de la instalación.

En términos globales, la planta trata anualmente 41.000 toneladas por año (t/año) de materia orgánica (que se espera incrementar hasta 75.000 t/año una vez que se implante en la provincia); 52.000 t/año de la denominada "fracción inorgánica" en la capital; 2.500 t/año entre restos de poda; enseres 2.100 t/año, procedentes de la recogida selectiva envases ligeros de la provincia; y 73.000 t/año de la recogida única de la provincia.

NUEVAS INSTALACIONES

Además, la oferta propone la creación en la planta de un centro de I+D+i y un Observatorio de residuos y economía circular de Valladolid, que se desarrollará mediante convenios con universidades, centros tecnológicos y empresas.

En lo que atañe a la nave de tratamiento de enseres y voluminosos, plantean un convenio con un Centro Especial de Empleo para potenciar la preparación para la reutilización por medio de un taller y una tienda.

La planta obtendrá el 100 por ciento de la energía que necesita para su funcionamiento de la producida con este tratamiento de los residuos.

La oferta de la adjudicataria crea una zona de explotación del biogás donde unifica el aprovechamiento del gas procedente de la biometanización más el generado en el vertedero. En esta zona agrupa instalaciones, gasómetros y motogeneradores, que aprovechan los motores existentes e incorporan otro de 1.011 kilovatios.

Asimismo, el calor de dichos motores es aprovechado en la instalación de evaporación de lixiviados.

Respecto a la mejora del tratamiento de olores en el entorno, se plantean diversas medidas como la mejora del actual biofiltro que se cubre, se le dota de una chimenea y se mejora con una torre de lavado ácido de gases, un lecho de carbón activo y una renovación del material filtrante para asegurar la eliminación de los olores, así como la instalación de dos chimeneas con medición de emisiones en continuo.

Además, incorpora una tecnología innovadora con un tratamiento de olores por medio de oxidación avanzada o reactor ultravioleta, así como un sistema de exclusas en los fosos de descarga.

Con este nuevo contrato el centro de tratamiento de residuos de Valladolid se convertirá en una instalación tecnológicamente de primera línea en el sector y que será de gran ayuda para asumir los retos de recuperación que nos exige la legislación.

En cualquier caso, el Ayuntamiento ha recalcado que la colaboración de los ciudadanos en sus hogares es "la piedra angular" de un sistema que no funcionará sin la colaboración de todos.