El Ayuntamiento de Salamanca abre una nueva fase para regular los pisos turísticos

Publicado 02/04/2019 16:39:24CET

SALAMANCA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El grupo de trabajo creado por el Ayuntamiento de Salamanca para analizar y concretar la futura ordenanza municipal que regulará la actividad de apartamentos y pisos de uso turístico ha celebrado este martes su última reunión.

Según fuentes municipales, los intervinientes han incorporado al texto inicial propuestas de técnicos municipales, de los grupos políticos y de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Salamanca que lo han completado.

Asimismo, tal y como han adelantado antes de comenzar la tramitación, han realizado cambios en la norma para "adaptarla a la nueva Ley de Propiedad Horizontal aprobada recientemente por el Gobierno de España".

Una vez que el Grupo de Trabajo ha confeccionado el texto, ahora tendrá que ser informado jurídicamente y posteriormente se abrirá un periodo de exposición pública para que cualquier ciudadano pueda presentar alegaciones que "completen o enriquezcan la norma municipal con la que se persigue garantizar la calidad y evitar el intrusismo", ha apuntado el Consistorio.

Tal y como informó el concejal de Turismo, Julio López, en la presentación del texto inicial, se trata de una norma que "no persigue ni prohibir ni incentivar esta actividad, sino regularla a través de herramientas para su control, inspección y sanción con el fin de evitar malas prácticas o alojamientos ilegales".

Ahora, con el cierre de las reuniones del grupo de trabajo, el Consistorio también ha destacado que el texto se ha elaborado "utilizando como base la Ordenanza Municipal sobre Actividades Inocuas del Ayuntamiento de Salamanca al entender que encaja en esta regulación".

La norma viene a completar la regulación que ya existe para esta actividad en la Comunidad de Castilla y León (Decreto 17/2015, de 26 de febrero y Decreto 3/2017, de 16 de febrero), ha apuntado en la información remitida a Europa Press.

CONDICIONES

El texto recoge medidas para garantizar las debidas condiciones de seguridad y evacuación de los alojamientos, y la obligatoriedad del titular a adoptar las "previsiones necesarias" a fin de que su actividad no ocasione molestias a los vecinos y residentes.

Asimismo, para facilitar la inspección, la ordenanza contempla la obligatoriedad por parte de los titulares, gerentes o responsables legales, encargados o empleados de los establecimientos y sus usuarios, a permitir el acceso a la Policía Local y de los servicios técnicos municipales competentes con objeto de "comprobar el cumplimiento de la normativa establecida en esta materia".

La nueva ordenanza establecerá infracciones que pueden ser sancionadas con multas de hasta 750 euros, para infracciones leves; hasta 1.500 euros y clausura del establecimiento o actividad por un periodo de tiempo no superior a tres meses, para las infracciones graves; y multas de hasta 3.000 euros y la clausura del establecimiento o actividad por un máximo de seis meses en el caso de las infracciones muy graves, ha recogido el Consistorio.

Contador