Publicado 13/12/2021 14:29CET

Casado reclama más dosis para la vacunación de niños, que arranca el día 15

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, durante el homenaje de la 'Unidad de estrategias de afrontamiento activo de dolor en Atención Primaria' al doctor Miguel Ángel Galán, uno de los impulsores de la misma.
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, durante el homenaje de la 'Unidad de estrategias de afrontamiento activo de dolor en Atención Primaria' al doctor Miguel Ángel Galán, uno de los impulsores de la misma. - EUROPA PRESS

   VALLADOLID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, ha reclamado más dosis para la vacunación de niños frente a la COVID-19 y la cadencia con la que llegarán ante el inicio de la administración a los menores de entre cinco y once años este miércoles, día 15 de diciembre, aunque con diferente ritmo en función de cada área de salud.

   Casado se ha expresado así en el marco del homenaje de la 'Unidad de estrategias de afrontamiento activo de dolor en Atención Primaria' al doctor Miguel Ángel Galán, uno de los impulsores de la misma.

   En este marco, la consejera ha explicado que se han recibido 54.000 vacunas y son necesarias en total 280.000 para inocular dos dosis a los 140.000 niños que se encuentran en esa franja de edad, por lo que ha pedido más dosis, ya que en algunas provincias el porcentaje es "exiguo", y también conocer la cadencia de entrega, ya que hasta enero no llegarán más.

   En cualquier caso, ha explicado que se iniciará la vacunación el miércoles, pero a diferentes ritmos en cada área de salud, ya que en algunas se está acabando con la dosis de refuerzo a quienes se vacunaron con Janssen y en otros con la tercera a mayores de 70, aunque el objetivo es hacerlo "lo antes posible" y acelerar el ritmo la semana que viene.

   Verónica Casado ha recordado que se seguirá con la estrategia de vacunación masiva, no se hará en los colegios, y concentrando la administración en los centros preparados para ello, dado que la dispersión de la Comunidad "se tardaría mucho en llegar a todos los rincones".

   Además, se utilizará el llamamiento masivo, que ha asegurado que ha "funcionado muy bien" para los adultos y ha añadido que se tratará de organizar de tal manera que se concentren más en fines de semana, por ejemplo, para que los menores puedan ir acompañados de sus progenitores o tutores.

   Casado, tras aclarar que si un niño ha pasado COVID se le vacunará pero deberá esperar cuatro semanas, ha explicado que también se valora la posibilidad de que familias con varios hijos puedan acudir de forma conjunta.

PROTECCIÓN INDIVIDUAL EN NAVIDAD

   La consejera ha insistido en la importancia de la vacunación, que es lo que está "conteniendo" el nivel de ocupación en las UCI mientras que el nivel de riesgo es muy alto en el resto de indicadores y ha reconocido que se equivocaron al pensar que se acercaba una meseta cuando no es así, aunque ha apuntado la dificultad de predecir el comportamiento del virus.

   Así, además de la vacunación y las evidencias de la importancia que tiene la administración de la tercera dosis, sobre todo en las personas con más riesgo, Casado ha apuntado que no se debe olvidar que, sobre todo en Navidad, la vacunación por si sola no lleva a "riesgo cero" sino que hay que tomar medidas de protección individual y colectiva.

   De esta forma, ha recordado la importancia de usar mascarillas en interiores y en exteriores cuando haya aglomeraciones, además de otras medidas como lavarse las manos, es decir, las que ya se conocen y no han perdido vigencia.

   En este contexto, se ha referido a la reunión mantenida el viernes entre la Junta y representantes de diferentes sectores para intentar actuar de manera conjunta y "en positivo" y "no tanto restringir sino transmitir medidas", además de en la vacunación.

   En concreto, ha explicado que se pondrá en marcha una campaña y a mitad de la semana se empezarán a lanzar mensajes que tienen mucho que ver con que depende de cada uno la seguridad y la vacuna no disminuye los contagios.

   A este respecto, la titular de Sanidad ha apuntado que se sabe que con los mensajes negativos y las prohibiciones hay "dificultades" y sólo sirve para que haya "resistencia social" y haya personas que se las salten y si algo se ha "demostrado" es que, salvo una pequeña parte de los ciudadanos, el resto son "muy respetuosos y sensatos" y van a hacer "caso", pero ha incidido en la labor "fundamental" de hacer llegar estos mensajes y de trabajar de la mano de los sectores implicados.

   En cualquier caso, Verónica Casado ha advertido de que, aunque hay brotes sociales, la mayoría son familiares y de nada sirve hacer intervenciones con determinados sectores si después en las casas no se utiliza la mascarilla o se siguen las recomendaciones, por lo que ha apelado a la protección individual.

   En esta línea, ha avisado del riesgo de bloqueo del sistema sanitario que haría que se tuvieran que volver a utilizar los quirófanos para atender a pacientes COVID, cuando lo que se necesita ahora es seguir operando y dando salida a otras patologías.

   Por eso, ha insistido en hacer un llamamiento a la "sensatez", minimizar los contactos sociales lo máximo que se pueda, tener cuidado con las distancias, usar la mascarilla, vacunarse, etcétera, en lo que se insistirá en la campaña.