CCOO se opone a un modelo de bilingüismo que segrega, genera desigualdad y fracaso escolar

Rueda de prensa de CCOO sobre bilingüismo
EUROPA PRESS
Actualizado 08/11/2018 11:56:54 CET

   Califica de "aberración" que se pretenda exigir a los docentes bilingües una acreditación mayor

   VALLADOLID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Comisiones Obreras ha expresado su oposición al modelo de bilingüismo puesto en marcha hace diez años en Castilla y León, que a su juicio ha demostrado que genera segregación, desigualdad y fracaso escolar y ha apostado por cambiar este programa por otro de aprendizaje de una segunda lengua.

   Así lo ha afirmado la secretaria general de la Federación de Enseñanza de Comisiones en Castilla y León, Elena Calderón, quien ha ofrecido una rueda de prensa junto a Raquel García y María Jesús Castañeda, docentes pertenecientes a la Federación, para expresar su posición ante este modelo, que se debate entre la Consejería y los sindicatos tras haber cumplido diez años.

   Calderón ha criticado que después de este tiempo el modelo que inicialmente era voluntario se haya convertido prácticamente en obligatorio, dado que es difícil encontrar enseñanza convencional --no bilingüe-- en sitios como Valladolid o Soria salvo que se vaya a centros que son "casi guetos" o localidades con un solo centro de Primaria, algo a lo que el sindicato se opone.

   En esta línea, ha destacado que para que estos años se implantara este modelo que a su juicio ahora demuestra que no funciona adecuadamente los docentes han tenido que hacer un esfuerzo formativo, personal pero también económico para poder acreditarse con un nivel de inglés 'B2' --lengua mayoritaria en estos centros, seguido muy de lejos por el francés--, pero ahora además se plantee que estos profesores tengan que contar con otro nivel superior, 'C1', lo que ha calificado de "aberración", ya que muchos quedarían fuera del bilingüismo.

   Calderón, que ha calificado de "delirio pedagógico" lo que ocurre con esta situación, ha recordado que el sistema actual supone impartir dos o tres disciplinas (Ciencias Sociales o Naturales) en lengua extranjera y la posibilidad de aumentar el horario de dicha lengua hasta dos horas semanales fuera del lectivo.

   Sin embargo, esto provoca que se "sacrifiquen" descubrimiento, áreas de conocimiento, desarrollo del pensamiento crítico, razonamiento y debate en aras a conseguir una mejor competencia del inglés, algo a lo que no se oponen, aunque por otras vías, dado que cree que se forman generaciones "indocumentadas" en disciplinas básicas y "precariza" el conocimiento del propio idioma.

NECESIDAD DE OTRO MODELO

   Por estas razones, ha explicado que después de estos años hay muchas familias, docentes y centros educativos que han visto un perjuicio en el sistema y buscan el método ordinario y natural. Para ello, considera que la Consejería necesita "mucha valentía" y "autocrítica" para "echar el freno", algo con lo que cree que la Consejería no está de acuerdo.

   Calderón ha incidido en que este modelo aumenta la segregación, desigualdad y el fracaso escolar, pero además "damnifica" y perjudica al sistema educativo. En concreto, ha señalado que segrega según competencias académicas y entornos socioeconómicos que generan mayores desigualdades, ya que los agrupamientos por niveles afectan negativamente a los más desfavorecidos, pero también a los profesores, que tienden a evitar esos grupos.

   Pese a ello, esta desigualdad se hace patente, ha agregado, porque las familias intentan que sus hijos entren en los grupos más aventajados en inglés, lo que beneficia a quienes pueden llevar a los alumnos a academias. A esto ha sumado la asistencia a cursos en el extranjero e incluso cursos completos, que sólo se pueden permitir las familias con recursos, lo que supone que las diferencias se "disparen".

Contador