Actualizado 10/12/2021 19:38 CET

39 muertes con COVID en los últimos 7 días en CyL, cifras similares a finales de julio

En los últimos siete días la incidencia ha aumentado un 35%, los pacientes en planta un 27% y en UCI un 23%

VALLADOLID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

La comunidad de Castilla y León ha sumado en los últimos siete días un total de 39 personas fallecidas en hospitales con COVID-19 diagnosticado, una cifra similar a la que se daba a finales de julio de este año en plena quinta ola de la pandemia (38 entre el 27 de julio y el 2 de agosto), pero muy inferiores a las 'olas' anteriores, ya que por ejemplo hace justo un año --del 7 al 14 de diciembre-- se produjeron 110 muertes con una incidencia acumulada de casos sensiblemente inferior a la actual.

Así se puede observar según los datos de la Junta de Castilla y León en el portal de Situación Epidemiológica, consultados por Europa Press, que en la última semana muestran un continuo incremento tanto de las cifras de contagios y de incidencia como de la hospitalización --no tanto en unidades de críticos-- y, como novedad, de los fallecimientos en hospitales, pues en los siete días anteriores (del 26 de noviembre al 3 de diciembre) se habían sumado 19, la mitad.

MÁS MUERTES EN DIEZ DÍAS QUE EN TODO EL MES DE OCTUBRE

De hecho, en los primeros diez días del mes de diciembre se han acumulado 46 muertes con COVID-19 en los hospitales, con lo que ya se supera las registradas en todo el mes de octubre (39).

Los 39 fallecimientos registrados entre el pasado sábado, 4 de diciembre, y hoy día 10 suman una cifra similar a la que se dio entre el 27 de julio y el 2 de agosto (38), una semana en la que se alcanzó el pico de incidencia de la quinta ola del COVID-19, con 900 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días (actualmente la tasa es menor, de 431).

Eso sí, cabe apuntar que la siguiente semana, entre el 3 y el 9 de agosto, y también entre el 10 y el 16, se superaron los 40 fallecidos notificados en la comunidad.

Las cifras actuales también son muy inferiores a las de las olas anteriores de la pandemia cuando el porcentaje de población vacunada era mucho menor o inexistente, a excepción de la cuarta ola, que fue muy leve.

Así, en lo peor de la tercera ola, a finales de enero de este año, se llegaron a sumar 234 muertes de personas con COVID-19 en los hospitales además de otras 24 en residencias de mayores o personas con discapacidad (en los últimos siete días solo ha fallecido una persona en estos centros).

Y hace justo un año, entre el 4 y el 10 de diciembre de 2020 se notificaron 130 fallecimientos en hospitales además de otros 28 en residencias, donde todavía quedaban unas semanas para comenzar las primeras vacunaciones contra el SARS-CoV-2. En ese momento, la incidencia acumulada era sensiblemente inferior a la actual (215 por 100.000 a 14 días) ya que hacía algo menos de un mes que se había superado el pico de la denominada segunda ola.

En cuanto a otros registros, mientras los fallecidos con COVID-19 se han duplicado en esta última semana, también ha destacado el incremento de la incidencia acumulada en los últimos 14 días, que ha pasado de una tasa de 319 el pasado viernes a 431 hoy, lo que supone un incremento del 35 por ciento.

En algunas provincias el incremento ha sido más intenso, como en Palencia donde la tasa ha estado cerca de duplicarse en los últimos siete días, al pasar de 230 a 436 (89,6 por ciento más). En Soria ha crecido en un 66,2 por ciento, de 222 a 369; en Valladolid un 52,7 por ciento (de 412 a 629) y en Zamora, un 50,6 por ciento (de 239 a 360).

Por el contrario, la provincia con menor incremento de la incidencia ha sido Ávila, con un 12 por ciento más, al pasar de 391 por 100.000 el pasado viernes a 438 hoy.

La incidencia acumulada a 7 días en el conjunto de la comunidad ha aumentado en menor medida, de 190 a 236 (un 24 por ciento) si bien cabe recordar que ha habido varios días festivos en los que la cifra de casos notificados fue similar a los de la semana anterior.

HOSPITALIZADOS

En cuanto a la evolución de los hospitalizados en la comunidad ha aumentado en mayor medida que en semanas previas, pero no de manera tan marcada como la incidencia, situándose en el entorno del 25 por ciento.

Así, en el caso de la cifra de pacientes con COVID-19 en camas planta se ha pasado de 254 el día 3 de diciembre a 323 este viernes, un 27,2 por ciento más.

Mientras tanto, en las unidades de críticos había hace una semana 52 personas y este viernes la cifra alcanza las 64, lo que supone un incremento del 23 por ciento. De hecho, en las últimas cinco jornadas apenas ha variado el dato (el 6 de diciembre ya se contabilizaban 65 pacientes en las UCI).