Publicado 04/02/2021 11:51CET

Desarticulado con 36 detenidos un grupo "especialmente violento" de venta de droga en Cáceres, Salamanca y Toledo

Uno de los cultivos de marihuana descubiertos en la operación policial.
Uno de los cultivos de marihuana descubiertos en la operación policial. - POLICÍA NACIONAL

   SALAMANCA, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo criminal, "especialmente violento" y que "no dudaba en usar armas de fuego", que se dedicaba al cultivo y a la venta de droga en las provincias de Cáceres, Salamanca y Toledo.

   Para esta operación, denominada 'Tatoo' y que se ha saldado con 36 detenidos, han participado policías de las Comisarías de Madrid, Cáceres, Badajoz, Salamanca, Toledo y Plasencia, según han informado fuentes policiales a Europa Press.

   Junto a la incautación en seis plantaciones de más de 2.300 plantas de marihuana y otras drogas y elementos, en un operativo dirigido desde Cáceres y realizado conjuntamente en la jornada del 27 de enero, los agentes han detenido a 29 varones y siete mujeres, de entre 24 y 58 años de edad, 25 de ellos con antecedentes penales, quienes tras la instrucción del atestado han sido puestos a disposición de la autoridad judicial, con el ingreso de seis de ellos en prisión.

   La investigación comenzó el pasado mes de agosto de 2020, cuando agentes del grupo de estupefacientes de la Comisaría Provincial de Cáceres tuvieron conocimiento de la posible existencia de personas que podrían estar traficando con "grandes cantidades de sustancias estupefacientes (cocaína, marihuana y hachís)".

   Las gestiones llevadas a cabo por los policías, mostraron que el grupo criminal estaba formado por "un gran número de personas", quienes actuaban "con una jerarquía perfectamente establecida y un claro reparto de funciones".

   Según la investigación policial, los cabecillas eran tres varones, quienes, junto a sus parejas sentimentales, organizaban toda la actividad, financiaban las instalaciones necesarias e impartían instrucciones al resto de miembros.

   Los demás integrantes hacían funciones de mantenimiento de los cultivos de marihuana 'indoor', en los que estaba especializado el grupo, las conexiones ilegales al tendido eléctrico público y la instalación de elementos necesarios en los cultivos, además de los conductores y, finalmente, los encargados de la distribución y la venta de la droga.

   La investigación fue "complicada", según han reconocido fuentes policiales, debido a las medidas de seguridad que los investigados utilizaban para evitar la actuación de los agentes, tales como el uso de diversos y variados vehículos, alquiler otros para desplazarse, la comunicación mediante contactos personales, o la disponibilidad de "numerosas viviendas" para sus reuniones.

   No obstante, los investigadores pudieron determinar que, en un principio, los integrantes del grupo tenían varias plantaciones en Cáceres, posteriormente conocieron que también en Zafra (Badajoz), y por último, en Calvarrasa de Abajo (Salamanca).

VIOLENTOS

   Los agentes comprobaron que, además del tráfico de sustancias estupefacientes, también habían dado un "vuelco", al sustraer droga y reclamarle pagos por "deudas" a otro traficante de Zarza de Granadilla (Cáceres), al que, mediante amenazas con un arma de fuego, presuntamente trasladaron en el maletero de un coche y agredieron.

   Identificados y localizados los miembros del grupo, el pasado 27 de enero se llevaron a cabo 18 registros domiciliarios simultáneos en Cáceres, Salamanca y Casarrubios del Monte (Toledo), en los que procedieron a la detención de 36 personas.

2.300 PLANTAS DE MARIHUANA

   En ellos, los agentes intervinieron, entre otros materiales, más de 2.300 plantas de marihuana en los seis cultivos desmantelados, 15 kilogramos de cogollos de marihuana, 180 gramos de cocaína, 4 kilos de hachís, 50 gramos de sustancias de corte, cuatro pistolas de calibre 9 molímetros, carabinas de calibre 22 milímetros y "numerosos útiles necesarios para las plantaciones ilegales" como lámparas, aires acondicionados, filtros o básculas.

   A los principales responsables se les imputaron delitos de pertenencia a grupo criminal, tráfico de sustancias estupefacientes, blanqueo de capitales, robo con violencia, detención ilegal, defraudación de fluido eléctrico, falsificación de documentos y tenencia ilícita de armas.

   En este operativo policial, dirigido por el grupo de estupefacientes de la Comisaría Provincial de Cáceres, ha participado la unidad Guías Caninos de la Jefatura Superior de Policía de Extremadura, el grupo XIV de la brigada provincial de Policía Judicial de Madrid, así como policía judicial de las Comisarias Provinciales de Salamanca, Toledo y la Comisaría Local de Plasencia.

   En el operativo policial llevado a cabo en Salamanca, también colaboraron "estrechamente" funcionarios de las dependencias de la Policía Local de Salamanca, según fuentes de la Comisaría Provincial.

Para leer más