8 de abril de 2020
 
Actualizado 21/02/2020 14:47:08 +00:00 CET

Descubierto un canal del Acueducto junto al Alcázar de Segovia

Desarenador del Acueducto.
Desarenador del Acueducto. - PATRONATO DEL ALCÁZAR

SEGOVIA, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Patronato del Alcázar de Segovia ha anunciado este viernes el descubrimiento, junto al Alcázar, de varias canalizaciones de distintas épocas pertenecientes a la red de distribución del Acueducto. Dicho hallazgo se ha producido durante la ejecución de la primera fase de los trabajos de remodelación de la plaza Reina Victoria Eugenia.

En concreto, se ha localizado el canal principal del Acueducto, que proviene de la calle Daoíz y se dirige al desarenador, también hallado en el cuadrante suroeste de la plazuela, entre la Casa de la Química y el Alcázar.

El canal consiste en una estructura que aloja en su interior el calicanto lateral que protege la conducción, cubierto con losetas de barro cocido en algunas zonas y por losas de caliza en otras. Según han indicado a través de un comunicado, "se trata del penúltimo canal de abastecimiento de agua del Alcázar de Segovia, vista la fábrica, ya de época moderna".

Casi en paralelo al canal principal, se ha encontrado una segunda canalización que también discurre por la plazuela y una tercera, ya de época moderna-contemporánea, consistente en un canal de plomo cubierto por baldosas de barro cocido.

Otro importante hallazgo arqueológico ha sido un desarenador-distribuidor en buen estado de conservación, que decantaba el agua del Acueducto y lo repartía tanto hacia el Alcázar, continuando el ramal principal del Acueducto, como hacia el aljibe que se ubica junto a la entrada de la Casa de la Química, por una canalización secundaria.

Dado el interés que presenta el desarenador, se ha modificado el diseño proyectado para que esta estructura hidráulica quede accesible en el subsuelo de la plaza, bajo unas grandes compuertas.

HALLAZGOS JUNTO A LA MURALLA

En los trabajos arqueológicos llevados a cabo en la cara interna de la muralla sur, se han descubierto una serie de restos constructivos que pueden asociarse a los restos del palacio episcopal que construyó en este lugar el obispo de la ciudad, Arias Dávila, en el siglo XV, y que pueden ponerse en relación con otros restos arqueológicos descubiertos en el año 2017 durante los trabajos de restauración de la muralla sur del recinto de la plazuela.

Entre los restos se han documentado cimentaciones, muros interiores, ventanas cegadas, tabiquería, pavimentos y canalizaciones. La parte más reconocible de estos restos se correspondería con, al menos, dos estancias diferenciadas, que suman un total de 7 ventanas, todas ellas cegadas, hacia el valle del Clamores.

De los posibles edificios a los que podría pertenecer dichos restos, la dirección arqueológica de las obras se inclina por pensar que están asociados al Palacio que en el siglo XV construyó el obispo Arias Dávila. El uso de estas estancias, o al menos el último que se le dio antes de su amortización, parece que es el de almacén, dados los grafitos interpretables como cuentas que aparecen escritos en los paramentos sobre la última capa de enlucido.

Por su parte, el análisis de los materiales obtenidos durante las excavaciones realizadas en la primera fase de la obra de remodelación de la plazuela ha permitido documentar la ocupación del solar desde, al menos, la Prehistoria. Prueba de ello es el hallazgo de un depósito de tierra negra que arroja el material más antiguo hallado hasta la fecha en la plazuela, de la Edad del Hierro II.

Para leer más