Detenido un hombre en Salamanca por acosar "durante años" a una exempleada

Publicado 27/11/2018 14:52:28CET

SALAMANCA, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

Agentes de Policía Nacional han detenido en Salamanca a un hombre de 58 años, como presunto autor de un delito de coacciones, por el "acoso reiterado" y "durante años" a una mujer, a la que conoció cuando empezó a trabajar en el negocio que él regentaba.

En esta actitud y "durante años", el varón ha utilizado distintos medios, tanto electrónicos como físicos, para "vigilar, controlar y perseguir a la víctima", con la finalidad de "conseguir algún tipo de relación afectiva", a pesar de las "reiteradas negativas" de ella, ha informado la Comisaría Provincial.

En concreto, el pasado 6 de noviembre, la mujer presentó una denuncia en la que refería estar siendo acosada desde "hace varios años" por un varón, que ha utilizado "todas las vías posibles, correos electrónicos, vigilancias y seguimientos, presencia en sus lugares de trabajo y en el colegio donde lleva y recoge a su hija".

La denunciante explicó en ese momento que el origen de esta actitud por parte del varón comenzó cuando le conoció, por haber estado trabajando en un negocio que él regentaba, en el año 2006. Aunque la relación inicial fue "correcta", comenzó a deteriorarse a partir del año 2010, al comprobar que había accedido a perfiles sociales de la denunciante, presuntamente en alguno de los ordenadores del trabajo, cuando incluso le mostró conversaciones privadas que había mantenido, según la información facilitada.

Entonces, "comenzó el cambio de actitud" y fue "criticada laboralmente", lo que provocó que pidiera una baja laboral por la ansiedad que le provocaba la situación, hasta que fue despedida cuando se reincorporó al trabajo, a inicios del año 2011.

A partir de ese momento, el hombre continuó con esos comportamientos e, incluso, los incrementó con el tiempo, "hasta el punto de aparecer y pretender establecer contacto con ella en su lugar de trabajo", a pesar de que los responsables del negocio, conocedores de su situación, le impidieron la entrada.

También, "y cada vez más insistentemente", repitió estos actos en la calle y en el colegio de su hija, que sufrió también la hermana de la denunciante, que a veces acude a recoger a su sobrina, ha apuntado la Policía.

Para leer más