Diputación de León destina 50.000 euros al funcionamiento de cuatro centros de atención a mujeres

Publicado 21/12/2018 15:27:55CET

LEÓN, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Diputación de León ha aprobado las subvenciones que otorga durante este año a cuatro centros de asistencia a la Mujer víctima de maltrato o abandono familiar y, para ello, ha destinado un total de 50.000 euros.

La cuantía será repartido entre el Centro 'Nuestra Señora de Fátima' de Fabero, la Asociación Leonesa de Mujeres 'Simone de Beauvoir', la Asociación Leonesa de la Caridad y la Fundación de Familias Monoparentales 'Isadora Duncan', según han informado fuentes de la Institución provincial a Europa Press.

Con esta aportación, la Diputación colabora para conseguir la mejora de la calidad de vida de las mujeres que sufren este tipo de violencia. Además, mantiene un compromiso firme de rechazo frente a la violencia de género, ya que las mujeres son una parte muy importante de la población sobre la que inciden con especial crudeza formas específicas de violencia, que supone un atentado contra su integridad y contra sus derechos fundamentales.

Entre sus líneas de actuación en este sentido, la Diputación convoca anualmente estas subvenciones, con el objetivo de contribuir con el mantenimiento de las Casas de Acogida de la provincia de León, incluidas dentro de la Red de Asistencia de atención a víctimas de maltrato y/o abandono familiar de Castilla y León.

Se trata de centros destinados a proporcionar alojamiento alternativo a las mujeres y a los menores que estén a su cargo, que se encuentren en una situación de desprotección, derivada de la situación de violencia o de abandono familiar.

Estos recursos garantizan a las mujeres y sus menores una atención integral, apoyándolas en todas aquellas necesidades de tipo legal, de apoyo psicológico, sanitario, laboral y social que puedan precisar para conseguir de nuevo su autonomía personal y su integración social. Los Equipos de Acción social de los CEAS, son los encargados de la atención directa, asesoramiento, y derivación hacia los recursos específicos para procurar esa atención integral a las víctimas.