Publicado 14/04/2021 13:17CET

EA se reserva "acciones legales" si las administraciones de CyL no resitúan las estaciones medidoras de contaminación

El portavoz de Calidad del Aire de Ecologistas en Acción, Miguel Ángel Ceballos, durante la presentación del estudio sobre la medición de la contaminación en Castilla y León.
El portavoz de Calidad del Aire de Ecologistas en Acción, Miguel Ángel Ceballos, durante la presentación del estudio sobre la medición de la contaminación en Castilla y León. - ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

   La segunda fase de su estudio sobre presencia de NO2 refrenda que las mediciones oficiales se realizan en puntos con poco tráfico rodado

   VALLADOLID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Ecologistas en Acción Castilla y León trasladará "esta semana" los resultados de sus campañas de medición de contaminación de Dióxido de Nitrógeno (NO2) en siete de las nueve capitales de provincia de la región y reclamará en base a ellas a la Junta y al Ayuntamiento de Valladolid que modifiquen la ubicación de sus estaciones medidoras e incluso se reservan la opción de, si no se atiende la petición, acudir al Tribunal Superior de Justicia (TSJCyL).

   Así lo han señalado este miércoles los representantes de la organización ambientalista Miguel Ángel Ceballos, Carmen Duce y Sara Martín tras la presentación de la segunda campaña de medición de contaminación con aparatos homologados llevada a cabo durante la segunda quincena del pasado mes de febrero, en la que han confirmado los resultados apuntados ya en la primera, realizada en noviembre de 2020.

   En esta segunda fase, Ceballos ha explicado que se ha refrendado lo que ya apuntaron tras la primera en relación a que en la mayoría de las ciudades de la Comunidad, las estaciones medidoras de contaminación 'oficiales' "no están bien ubicadas", ya que se encuentran o bien en calles "sin apenas tráfico" o en emplazamientos que "no cumplen los criterios legales de ubicación", porque están a más distancia de la que deberían de las vías de circulación de los automóviles o bien porque tienen obstáculos en su entorno que dificultan una adecuada determinación de los niveles de contaminantes.

   Como ya hicieron el pasado mes de enero con el informe de la primera campaña de medición, Ecologistas en Acción va a trasladar los resultados de su segunda campaña a la Junta de Castilla y León y a los ayuntamientos de las ciudades analizadas --el de Valladolid es el único que gestiona directamente sus estaciones medidoras-- solicitando que se cambie la ubicación de las mismas.

   Asimismo, reiterarán la reclamación de que se adopten medidas "decididas" de restricción de la circulación motorizada en las ciudades y un reparto del espacio público más favorable para viandantes, ciclistas y transporte público, ya que consideran que el problema de la contaminación causada por el tráfico no se soluciona con medidas puntuales, como por ejemplo los cierres a la circulación en momentos de mayor presencia de contaminantes que contemplan ciudades como Valladolid, sino con decisiones "permanentes".

   De no obtener una respuesta positiva a esta demanda, la organización ambiental ha advertido de que acudirá a los tribunales para que estos obliguen al Ayuntamiento de Valladolid y a la Junta a cumplir con su obligación legal de medir "fielmente" la contaminación atmosférica.

   En esta segunda fase de la campaña, EA, en colaboración con sus organizaciones locales ha instalado 150 pequeños medidores de dióxido de nitrógeno --contaminante emitido casi exclusivamente por el tráfico rodado-- en siete ciudades --Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Valladolid y Zamora-- durante dos semanas consecutivas en las calles con más tráfico de cada ciudad y en algunas áreas peatonales sin apenas circulación de vehículos a motor.

   Además, con la colaboración del Ayuntamiento de Valladolid y la Junta de Castilla y León, se han ubicado medidores en las estaciones oficiales las ciudades de León, Burgos, Segovia y Valladolid, y también en las proximidades de las estaciones oficiales de la Junta de Castilla y León en las restantes ciudades, con la finalidad de hacer una comparativa con los emplazamientos oficiales.

   Los resultados de las dos campañas de medición realizadas en noviembre de 2020 y febrero de 2021, han sido muy similares y arrojan la ya citada conclusión, además de otra más positiva como que con la llegada de la pandemia y la consiguiente reducción de la actividad y la movilidad los niveles de contaminación son más reducidos que antes de marzo de 2020.

   "Es una de las pocas cosas positivas que ha dejado la pandemia", ha apuntado Ceballos, quien ha advertido no obstante que se debe actuar para evitar que cuando se retomen niveles de actividad similares a los de antes del coronavirus no se traduzca en una vuelta a la contaminación que había entonces.

   En todas las ciudades analizadas las estaciones oficiales están entre la mitad de los emplazamientos con menos NO2, e incluso en Palencia, Salamanca y Segovia estos lugares son de los que han registrado menos contaminación de todos los analizados.

   En este sentido, la organización ambiental recuerda que el primer criterio legal de ubicación de las estaciones de medición es implantarlas en "las áreas situadas dentro de las zonas y aglomeraciones que registren las concentraciones más altas a las que la población puede llegar a verse expuesta".

   Consideran que esta regla "a la vista de los resultados de las campañas de medición de Ecologistas en Acción está siendo incumplida palmariamente por la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Valladolid", al tiempo que han recordado que en la primera década del siglo el Ayuntamiento de Valladolid y la Junta de Castilla y León "reubicaron todas las estaciones con incumplimientos legales, por lo que los altos niveles de contaminación de NO2 desaparecieron mágicamente".

EL NIVEL MÁS ALTO DE CONTAMINACIÓN, EN SALAMANCA

   La quinta parte de los medidores analizados han superado durante el mes de febrero el valor límite anual de NO2, establecido según Ecologistas en Acción, por la normativa en 40 microgramos por metro cúbico (mg/m3), pese a la menor movilidad por la crisis de la COVID-19. Como ya sucediera en noviembre de 2020, en febrero de 2021 el nivel más alto de contaminación se ha detectado en el Paseo de Canalejas de Salamanca, con 64 mg/m3, frente a los 22 mg/m3 del medidor de la estación oficial.

   Así, nueve de los 24 medidores instalados en Salamanca han superado en febrero de 2021 el valor límite anual de NO2, situándose en ese periodo de nuevo como la ciudad con más contaminación de Castilla y León. La segunda peor situación se ha registrado en Valladolid, donde el medidor de la calle Nicolás Salmerón ha registrado 59 mg/m3, y ocho puntos de la ciudad --Hospital Militar, Isabel la Católica, las calles Miguel Íscar, Cebadería, Don Sancho y Real de Burgos y la avenida de Palencia-- han superado los niveles del aparato de la estación oficial del Paseo de Arco de Ladrillo --situada a unos 50 metros del Campo Grande-- midió 33 mg/m3.

   En Burgos, León, Palencia, Segovia y Zamora también se han medido niveles elevados de NO2, de los que se han destacado los 52 mg/m3 en la Calle Vitoria de Burgos (donde hasta 2006 estuvo instalada la estación urbana oficial), 49 mg/m3 en la estación de FEVE de León y en la Avenida de Santander de Palencia, 46 mg/m3 en la Calle Conde Sepúlveda de Segovia y 44 mg/m3 en la Calle Alfonso IX de Zamora.

   Por último, en parte de los emplazamientos con más contaminación se localizan "centros sensibles" como colegios, institutos, centros de salud u hospitales, colindantes con vías de alta circulación de vehículos, lo que abunda en la necesidad de medir mejor la calidad del aire que respiramos. En cambio, los cascos históricos y las calles peatonalizadas son las que registran los niveles más bajos de NO2, lo que demuestra que el tráfico es el principal responsable de la polución urbana.

Contador