Publicado 17/02/2021 11:59CET

Las farmacias de CyL promueven el uso responsable de los antibióticos con una nueva campaña

VALLADOLID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las farmacias de Castilla y León han lanzado una nueva campaña para la concienciación sobre el uso prudente de los antibióticos con materiales informativos distribuidos en farmacias de toda la Comunidad.

Impulsada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y el Consejo General de Colegios Farmacéuticos en el marco del Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN), esta campaña tiene un doble objetivo, como el de sensibilizar a los farmacéuticos sobre la importancia de la correcta dispensación de los antibióticos y la relevancia de su papel en la educación sanitaria de la ciudadanía, y concienciar a los pacientes sobre los riesgos que conlleva la automedicación con este tipo de tratamientos en infecciones víricas como la gripe, el resfriado o la COVID-19.

Según han informado a través de un comunicado remitido a Europa Press, los materiales abarcan diferentes formatos e incluyen mensajes específicos de acuerdo con los objetivos mencionados. Las farmacias participantes exhibirán posters y repartirán folletos explicativos sobre el problema de la resistencia, habrá infografías con el protocolo para la dispensación de antibióticos de uso humano y veterinario, y se distribuirán bolsas de papel para la dispensación de tratamientos antibióticos.

El presidente del Consejo de Colegios Profesionales de Farmacéuticos de Castilla y León, Javier Herradón, ha señalado que esta iniciativa busca "reforzar el conocimiento de la población sobre el problema de la resistencia bacteriana".

A este respecto, ha recordado que los antibióticos "sólo se deben utilizar cuando lo indique un médico o un dentista", que "es necesario respetar las pautas de administración" y que "se deben adquirir sólo en farmacias presentando previamente la correspondiente receta médica".

Como recuerdan las farmacias, el uso excesivo de los antibióticos es una de las principales causas de la aparición y propagación de bacterias resistentes, uno de los mayores retos globales de la medicina moderna.

Cada año, 33.000 personas mueren en toda Europa como consecuencia de infecciones hospitalarias causadas por bacterias resistentes y alrededor de 3.000 de estas muertes se registran en España.