Actualizado 27/06/2020 11:53:30 +00:00 CET

Íscar compromete trato "excepcional" a la Iglesia de Almenara para garantizar su seguridad

Íscar (i) y Vara, en la iglesia afectada.
Íscar (i) y Vara, en la iglesia afectada. - DIPUTACIÓN

VALLADOLID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, ha comprometido hoy un "trato excepcional" con la iglesia de Almenara de Adaja para garantizar su seguridad tras los desperfectos ocasionados en la seo tras la caída de un rayo el pasado miércoles.

El máximo responsable de la institución provincial ha visitado hoy la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, junto con el alcalde del municipio, Ursino Vara, para conocer de primera mano los daños causados.

Íscar ha incidido en que le hubiera gustado acudir por otro motivo y que su intención es mostrar su "apoyo" al municipio. "La Diputación de Valladolid va a estar siempre al lado de quien más lo necesita", ha indicado para recordar que la institución tiene en marcha una convocatoria para restauración de iglesias y ermitas, junto con el Arzobispado de Valladolid.

En este punto, ha comprometido un "trato diferente" para esta iglesia al tratarse de un caso "excepcional". "Los técnicos de la Diputación y el Arzobispado está evaluando los daños, pero sí que habrá que realizar una intervención rápida para garantizar la seguridad", ha explicado.

Por su parte, el alcalde del municipio, Ursino Vara, recuerda que recibió una llamada de su hermana, ya que el no reside en la localidad, sobre las 18.00 horas del miércoles y que "rápidamente" se acercó Almenara de Adaja. "Olía mucho a humo y cuando abrí la iglesia vi el estado en el que había quedado la iglesia, que era penoso", explica.

El rayo, según explicó Vara a Europa Press el pasado jueves, entró por la torre de la Iglesia y "ha rebotado en el tejado o los muros laterales".

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción está datada entre los siglos XIII y XVI y se sitúa en el estilo románico-mudéjar típico del sur de la provincia de Valladolid, con la peculiaridad de que el ábside está fortificado. Actualmente, se encontraba cerrada al culto porque estaba pendiente de unas obras para rehabilitar sobre todo el interior.

El problema que destaca el alcalde es que ahora, como consecuencia del rayo, también está dañado el exterior, con muros "de metro y medio reventados por el medio.

Contador

Para leer más