La Junta ha aportado 11,1 millones de euros a las universidades para su adaptación al Proceso de Bolonia

Actualizado 16/06/2009 15:47:17 CET

VALLADOLID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Educación, ha aportado desde el año 2001 un total de 11,1 millones de euros a las cuatro universidades públicas de la Comunidad para su adaptación al Proceso de Bolonia.

En concreto y según informó hoy la Consejería de Educación en un comunicado de prensa recogido por Europa Press, esta aportación económica de más de 11 millones de euros se ha realizado a través de la Dirección General de Universidades e Investigación de la Consejería de Educación y la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León (ACUSCyL).

Así, desde la Dirección General de Universidades e Investigación se han invertido hasta la fecha más de 7,8 millones de euros a las cuatro universidades públicas de la Región de los que 4,5 millones de euros se han destinado a la elaboración de recursos de apoyo y experiencias innovadoras en torno a la convergencia europea y 3,31 millones a financiar las infraestructuras y los equipamientos necesarios para la adaptación de los espacios docentes a las nuevas necesidades.

Además, el Plan de Infraestructuras Universitarias 2007-2011 tiene previsto aportar otros 3,5 millones de euros para este tipo de inversiones en nuevas infraestructuras docentes.

Por su parte, a través de la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León se han destinado 3,3 millones de euros desde el año 2004 y hasta ahora. Esta cantidad se ha dirigido también a recursos de apoyo, actividades formativas del profesorado y a la renovación de metodologías docentes en el marco de la convergencia europea.

El consejero de Educación, Juan José Mateos, detalló en su comparecencia en la Comisión de las Cortes los pasos que ha dado Castilla y León en el nuevo mapa de titulaciones de la Comunidad del Espacio Europeo de Educación Superior, fruto de los tres acuerdos adoptados en la Comisión Académica del Consejo de Universidades de Castilla y León por los que se fija el proceso de implantación de los grados, los estudios universitarios de postgrado y su posterior implantación en Castilla y León.

Mateos indicó que las 333 titulaciones actuales de primer ciclo de grado (impartidas en las ocho universidades de Castilla y León) se adaptarán a Bolonia transformándose en 296 titulaciones, de las cuales, 121 ya han sido remitidas a la ANECA para su verificación. "Una verificación que ya se ha logrado en 40 de ellas, de modo que estamos avanzando en la dirección correcta, a un ritmo razonable y, en consecuencia, Castilla y León conseguirá adaptar todas las titulaciones en tiempo y forma adecuada", subrayó el consejero ante la Comisión de Educación.

En cuanto a master y doctorados, la Comisión Académica alcanzó un acuerdo para potenciar ambas enseñanzas universitarias de postgrado de una forma especializada y multidisciplinar para reforzar aspectos y facetas que no contemplan los grados en los ámbitos académicos, profesionales o I+D+i relacionados con los sectores productivos de la Comunidad.

Por último, Mateos indicó que la posición de Castilla y León en el proceso de implantación de las nuevas titulaciones de grado es "ciertamente avanzada". Una vez completado su diseño, el siguiente paso es su puesta en marcha para lograr una oferta de titulaciones en Castilla y León que promueva y facilite un sistema integrado y complementario, especialización y diversificación de cada universidad y una adaptación a las necesidades y demandas sociales, económicas y laborales.

En definitiva, el consejero de Educación reiteró que el Proceso de Bolonia es una oportunidad que "debemos aprovechar con audacia, empeño y una clara visión de futuro".