Publicado 08/08/2022 12:54

Una línea de defensa en una carretera en Pedro Bernardo permite mejorar la situación de control del incendio

Incendio en Santa Cruz del Valle (Ávila).
Incendio en Santa Cruz del Valle (Ávila). - JCYL

   Responsable de extinción apunta que si la situación sigue así, no habría riesgo para los núcleos urbanos, aunque "es muy aventurado"

   ÁVILA, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Los efectivos terrestres han logrado efectuar una línea de defensa de dos kilómetros mediante contrafuegos en la carretera de Pedro Bernardo que mejora la situación en la que se trabaja contra el incendio de Santa Cruz del Valle (Ávila), que se mantiene en nivel 2 de peligrosidad a expensas de la evolución de las condiciones meteorológicas.

   El jefe de jornada de la extinción, Carlos Mendiguchía, ha explicado en rueda de prensa que se ha conseguido "que no haya llama al borde de la carretera", en lo que "se considera zona segura" y se ha referido a la "mala suerte" por las "condiciones tan malísimas de tiempo, por la vegetación, pendiente, accessos, y ha apuntado como causa a "alguna persona malintencionada".

   Mendiguchía ha explicado que la pasada noche del domingo, sobre las 21 y 22 horas "estaba todo totalmente descontrolado" por lo que se tomó la decisión de buscar la carretera de Pedro Bernardo a Lanzahíta para intentar "anclar como fuera" ydesde medianoche, que bajó un poco el viento el operativo ha realizado "un trabajo durísimo" porque "era casi a cara cruz".

   La labor de los agentes medioambientales llegados de toda la Comunidad y de las BRIF se ha logrado "un contrafuego" que ha permitido crear, "de manera provisional" aunque se espera que sea "definitivo", una línea de defensa sobre la carretera de Pedro Bernardo y llegar hasta Lanzahíta.

   Asimismo, ha reconocido que hay algún foco secundario "que puede dar problemas" pero trabajan en las labores de extinción 29 medios aéreos que no dejarán de lanzar agua, más de 300 personal de tierra y el objetivo es "sellar todo definitivamente" para que el fuego quede confinado donde se encuentra ahora mismo.

   Si no se diera esta situación, habría que "replantearse" la situación aunque confía en que esta línea de defensa "vaya bien", ha aseverado Mendiguchía, quien ha reconocido que los últimos tres días, desde que se desató el fuego "han sido un infierto" pero lo que ha trabajado el operativo "ha sido descomunal", lo que afecta a la moral.

   Aunque no ha podido precisar el perímetro de la zona ya afectada por el incendio, Mendiguchía ha asegurado que es "mucho" pero ha insistido en confiar en que en estos momentos, en el que "no hay casi frente activo" el calor y las malas condiciones "no lo levanten" ese frente.

SITUACIÓN "RELATIVAMENTE OPTIMISTA"

   "En este minuto, ahora mismo, la situación es relativamente optimista, pero tenemos que tener en cuenta que tienen que pasar las cinco y las ocho de la tarde, que son los momentos críticos de temperatura", ha explicado.

   "Si consideramos que con eso no se levantara el perímetro podríamos decir que nos daría facilidades para por la noche ir rematando y rematando", ha añadido, pues "para dar este fuego por controlado a lo mejor estamos hablando de una semana o más, porque no van a ser perímetros seguros de verdad hasta que se enfríe".

   Según el responsable, si la situación sigue así "no habría ningún riesgo para los núcleos urbanos que rodean el incendio, pero asegurarlo al cien por cien es muy aventurado".

   El desalojo de la urbanización en la noche del domingo, situada a cinco kilómetros del casco urbano, pretendía preservar la zona y las viviendas diseminadas, tal como ha explicado el delegado territorial de la Junta, José Franscisco Hermández.

   "La distancia a otras localidades no es inferior a los cuatro o cinco kilómetros, por lo tanto el incendio se ha mantenido siempre a una distancia considerable de los núcleos de población", ha concluido.

690963.1.260.149.20220808125421
Vídeo de la noticia

Más información