Publicado 02/12/2021 21:12CET

Mañueco defiende la libertad de prensa como pilar del Estado de Derecho y termómetro del nivel democrático de una Nación

VALLADOLID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha señalado que la pandemia ha reforzado las dos funciones que, a su juicio, tiene el periodismo, la del "refugio de certeza" y la de ser "instrumento de libertad", al tiempo que considera la libertad de prensa como uno de los "pilares" del Estado de Derecho y uno de los "termómetros esenciales" del nivel democrático de una Nación.

Así lo ha señalado durante su intervención en la clausura del XXXV Premio de Periodismo Francisco de Cossío que se ha celebrado en el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid.

En su alocución, el presidente de la Junta ha reconocido que tanto el periodismo como la sociedad se enfrentan a un "mundo cambiante" donde la renovación tecnológica también ha alterado los hábitos en materia de comunicación que el sector, "muy dinámico, activo, con una profunda capacidad de adaptación y mente abierta" ha afrontado con espíritu ganador.

"Ha mantenido vivo el afán de preguntarse el porqué de las cosas, buscarlo, encontrarlo y explicárselo a la sociedad. Y llevarlo a cabo, además, con honestidad intelectual, capacidad crítica y análisis rigurosos para forma, informar y crear opinión y para forjar un espíritu crítico", ha ahondado.

Mañueco ha reconocido que la pandemia ha reforzado las dos funciones del periodismo. "El refugio de la certeza", donde, "en un entorno rodea noticias falsas", "fuera de contexto", convertidas "en propaganda" actúa el "ADN del buen periodista", que aporta "información veraz" y cumple con un servicio "esencial".

La segunda de las funciones, ha añadido, es la de ser "instrumento de libertad". "La libertad de prensa es uno de los pilares de derecho , termómetro esencial que mide el nivel democrático de una Nación. Sin libertad de expresión, de crítica al poder, no hay libertad", ha apuntado.

En este punto, ha parafraseado a Miguel Delibes que decía que el verdadero control a los gobiernos no lo hacía la oposición, lo hacían los periódicos, y "también la radio, al televisión y los medios digitales", ha apostillado Mañueco.

El presidente de la Junta ha asegurado, al hilo de este argumento, que el Gobierno de Castilla y León se con "firmeza a cualquier intento de interferir en la esencial función de control que asumís", ha apuntado para hacer un alegato del "buen periodismo" que, ha asegurado, "hoy es más necesario que nunca".

"Por un lado, como nexo con la sociedad, para recordar que seguimos luchando contra la pandemia y que no podemos bajar la guardia. Que sois indispensables para mantener alerta a toda la sociedad. Y por otro lado, también para decir que tenemos que lograr entre todos un espíritu positivo de creer en nuestra tierra y de creer en nuestro potencial. Que la recuperación será más firme y segura si apostamos por ella. Si logramos también transmitir el orgullo de lo nuestro, el orgullo de una tierra como es Castilla y León que ha demostrado muchas veces que no se rinde y que con toda la sociedad en su conjunto podemos y debemos alcanzar las mayores cotas de desarrollo y de bienestar", ha concluido.

GALARDONADOS

Fernández Mañueco ha valorado el reconocimiento a la "excelencia" que supone la entrega de los Premios Cossío, que ha reconocido la trayectoria profesional de Ignacio Fernández Sobrino, así como los trabajos de Álvaro Caballero Villa, en modalidad de Prensa; Ruth García Ribote, Televisión; Leticia Pérez, Fotografía; Eva Sánchez Ballesteros, Radio; Antonio Corbillón y Marta Madruga, Digital, además de distinguir con un accésit a Patricia Corral Páramo (Prensa), Prensa Rafael Bermejo y Javier Monterde (Radio).

En este sentido, Fernández Sobrino ha asegurado que su "mérit" ha sido saberse "rodear" de personas en el acompañamiento del quehacer con una "simple exigencia". "Hagamos cosas. Mejor pidamos perdón que pedir permiso. Siempre nos perdonaremos los errores de comisión, nunca los de] omisión y esta ha sido una de mis máximas", ha resumido.

Por su parte, Corbillón ha agradecido que el jurado haya valorado el trabajo y ha incidido en que es un reconocimiento a compartir entre El Norte de Castilla y El Correo. "Es el mejor ejemplo de que el periodismo no depende del éxito de una o dos personas, es el trabajo de una redacción", ha explicado, mientras que Madruga ha reivindicado que el periodismo y la información son "más importante que nunca" y que las nuevas tecnologías marcan ese cambio del que su reportaje es "testigo".

También Álvaro Caballero ha dedicado su galardón a sus compañeros del Diario de León que "no faltaron a su trabajo" y a las familias que perdieron a alguien en esta pandemia. Ellos han sido los protagonistas de sus 44 crónicas en un trabajo que le brindó el "salvoconducto" del periodismo.

La redactora gráfica de Ical, Leticia Pérez, ha mostrado su "enorme ilusión" por recibir un galardón "tan prestigioso" en Castilla y León. "En esa época me sentía una privilegiada porque gracias a mi trabajo podría moverme libremente", ha explicado para añadir que su foto resume la "calma preocupante" que se vivió esos días.

Por su parte Eva Sáncez Ballesteros, de la Ser, ha puesto el acento en que su galardón viene precedido de un trabajo "coral" que surge de una de las emisoras "más pequeñas de la Ser", en el Moncayo, pero que ha sido capaz de involucrar a 30 compañeros para contar historias de esta comarca.

Por último, Ruth García Ribote ha explicado que el galardón es un reconocimiento al "valor de la emoción". "Es el esfuerzo de todo un equipo", ha añadido para dedicárselo a todas las victimas directas e indirectas del Covid.