Actualizado 05/10/2018 15:46 CET

MSF alerta de que el discurso contra el migrante está calando en un año con 68 millones de refugiados

Valladolid.- Raquel González y José Luis Váquez
EUROPA PRESS

   VALLADOLID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Médicos Sin Fronteras (MSF) alerta de que el discurso contra el migrante "está calando en la sociedad" cuando hace una década esta situaicón "era impensable", al tiempo que ha avanzado que durante el pasado año multiplicaron sus "esfuerzos" en la atención a las víctimas de conflictos bélicos en el mundo y que ha provocado el aumento de refugiados que ya alcanza los 68 millones de personas.

   Así lo ha señalado hoy, en declaraciones recogidas por Europa Press, la delegada de la organización médico-humanitaria en Castilla y León, Raquel González, que ha presentado la Memoria de la ONG y que ha querido "agradecer" el apoyo que en la Comunidad prestan los más de 31.000 socios y colaboradores, una de las autonomías, ha revelado, "más comprometidas" con la solidaridad.

   De ahí que haya mostrado su "preocupación" por el "temor infundado" que hay contra el "migrante", con discursos de "rechazo" que hace una década "era impensable", ha remarcado. De hecho, ha calificado 2017 como el año de la "criminalización de la solidaridad", situación que se prolonga este año "como se ha visto" en las operaciones de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central.

   En este sentido, ha avanzado que el año pasado murieron 3.116 personas en el Mediterráneo, intentando alcanzar la costa europea y en lo que llevamos de 2018 ya han perdido la vida más de 1.700. "En 2017 había entre siete y ocho organizaciones que realizaban este labor humanitaria y este año solo está nuestro barco, el Aquarius, que se encuentra varado por las presiones de Italia", ha lamentado.

   En cuanto a la labor de la organización durante 2017, Raquel González ha asegurado que el ejercicio estuvo principalmente marcado por la huida de millones de personas de las zonas de guerra (se estima en más de 400 los conflictos activos en el mundo) y por la violencia indiscriminada hacia la población civil, o por epidemias como de cólera.

   "La violencia se agravó en muchos lugares y se cronificó en tantos otros", ha explicado para poner como ejemplo lo sucedido en Myanmar, donde en agosto de 2017 se inició uno de los éxodos "más graves" de los últimos años. "Más de 600.000 rohingyas huyeron de una feroz campaña militar para refugiarse en Bangladesh, donde llegaron aterrados y sin nada en sus manos, tras perder a parte de sus familias y sus casas", puntualiza.

Para leer más