Una treintena de vallisoletanos secunda la cacerolada contra la decisión del Supremo

Cacerolada de Stop Desahucios ante la Audiencia de Valladolid.
EUROPA PRESS
Actualizado 09/11/2018 13:09:40 CET

VALLADOLID, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

Más de una treintena de personas ha secundado este viernes la cacerolada convocada por el colectivo Stop Desahucios Valladolid frente a las puertas del Palacio de Justicia, sede de la Audiencia Provincial y del Tribunal Superior de Justicia, para expresar su rechazo a la decisión del Supremo de dar marcha atrás en el caso de las hipotecas.

Los participantes en la movilización han desplegado una pancarta de Stop Desahucios para "celebrar una vez más que la Justicia se pone del lado de los opresores, en este caso de la banca", tal y como ha declarado en tono irónico José Lobato, portavoz del colectivo en Valladolid, en referencia a la resolución del Supremo que, a pesar de tres sentencias anteriores de este mismo tribunal en sentido contrario, ha decidido que el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados los pague el cliente y no las entidades financieras.

Lo ocurrido, como así denuncia Lobato, en declaraciones recogidas por Europa Press, "demuestra que la banca es la que gobierna este país, no ya los políticos, y que la Justicia, que es lo único que quedaba, se ha puesto también del lado de los bancos".

Aunque el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha aprobado un Real Decreto para que a partir de ahora sean los bancos los que afronten estos gastos, el portavoz de Stop Desahucios en Valladolid entiende que es insuficiente y no colma las aspiraciones de los ciudadanos. "Es un mero parche y significa un nuevo rescate a los bancos porque éstos no van a devolver el dinero que cobraron ilegalmente a sus clientes", advierte.

Por ello, Lobato vaticina que el caso tendrá que ser finalmente dirimido por los tribunales europeos y se muestra convencido de que éstos, una vez más, "tendrán que leer la cartilla al Gobierno y a la Justicia españoles porque éste parece un país bananero".

Contador