Actualizado 29/04/2010 17:35 CET

UGT reclama al ADIF que mantenga en Segovia el Centro de Protección y Seguridad (CPS) de los túneles del AVE

SEGOVIA, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

El sindicato UGT reclamó hoy al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) el mantenimiento del Centro de Protección y Seguridad (CPS) del AVE en la estación Segovia-Guiomar, al tiempo que expresó su firme rechazo a la decisión del organismo ferroviario de trasladar las funciones del CPS, la vigilancia de los túneles en la Sierra de Guadarrama, a los servicios centrales ubicados en Atocha, en Madrid.

El secretario de la Sectorial de Seguridad de UGT, José Rafael Centeno, apuntó hoy que la lógica hace que sea Segovia el lugar donde se desarrollen las tareas de vigilancia de los túneles del AVE en la Sierra de Guadarrama, al encontrarse en esta provincia la mayor parte del recorrido subterráneo, con unas galerías de más de 28 kilómetros de longitud.

Centeno indicó que la vigilancia de los túneles se centralizará desde mayo en Atocha, donde se acumularán al trabajo que ya desempeñan los empleados de ADIF para otras instalaciones ferroviarias, por lo que advirtió que el cierre del CPS en la estación Segovia-Guiomar puede suponer "una posible falta de seguridad, algo que no debería existir", dijo.

El líder sindical explicó que el CPS se puso en marcha en el año 2005 con la apertura del nuevo corredor ferroviario y que en 2009 ya sufrió un recorte de personal con la reducción de plantilla, así como el reajuste de las labores a desarrollar por el personal de vigilancia y de inspección de las instalaciones.

El próximo 1 de mayo, según Centeno, terminarán su actividad varios de los efectivos de seguridad destinados a este centro, lo que supondrá cinco puestos de trabajo menos en la estación Segovia-Guiomar.

El cierre del CPS "no sólo supone la pérdida de puestos de trabajo, sino también el incumplimiento de una promesa que se le hizo a esta provincia cuando se decidió la instauración del AVE".

Por su parte, el secretario provincial de UGT, Salazar Calvo, criticó los explicaciones del Administrador para justificar su decisión. "ADIF afirma que es necesario un recorte presupuestario por la puesta en marcha de nuevas líneas de alta velocidad, pero este cierre puede acarrear una falta de seguridad", indicó Calvo, quien recalcó que UGT estará "vigilante" y que el sindicato hará "lo que sea necesario por el bien de los viajeros".