Corporación Alimentaria Guissona, quinto motor del Segarra-Garrigues

Publicado 15/05/2015 9:30:08CET

LLEIDA, 15 May. (EUROPA PRESS) -

El Govern está trabajando para cerrar un acuerdo con Corporación Alimentaria Guissona por el que el Ejecutivo invertirá 10 millones de euros en poner en regadío 1.400 hectáreas de esta zona, según ha podido saber Europa Press.

De este modo, el grupo alimentario se convierte en el quinto motor del canal Segarra-Garrigues, y se compromete a promocionar el regadío en todo Guissona para incrementar su potencial cerealístico.

Sería la propia corporación la que compraría toda esta producción, ya que actualmente debe proveerse de cereales de tierras más lejanas, y para incentivar que los agricultores se adhieran al riego establecerá, a través de su banco, una línea de financiación de las obras de regadío con condiciones ventajosas.

El paso de un cereal de secano a regadío revierte en un incremento medio de la producción de un 50%, a la vez que se regularizan las cosechas, que dejarán de estar afectadas por sequías como la de este año y tendrán mayor calidad.

Con éste ya son cinco los motores que el Govern ha trabajado para aumentar la rentabilidad de esta infraestructura de 84,7 kilómetros de recorrido cuyo objetivo es la transformación en regadío de 70.150 hectáreas de la provincia de Lleida.

LOS MOTORES

El primer motor que se impulsó fue el proyecto de manzanos con Fruits de Ponent de Alcarràs, que complementará su producción actual de melocotones y nectarinas, lo que supone concentrar la actividad de junio a septiembre, con la producción de manzanas, lo que redundará en un incremento de las ventas y mayor desestacionalización.

El segundo motor es el proyecto de doble cosecha anual para la alimentación ganadera con la Cooperativa de Ivars d'Urgell, y tiene como objetivo mejorar la nutrición animal, reducir los costes energéticos y un mejor rendimiento de las tierras de regadío con dos cultivos por año natural, mientras que hasta el momento se conseguían tres cada dos años.

El tercer motor es el impulsado con Borges Mediterranean Group, empresa encargada de desarrollar una plantación de 50 hectáreas de cultivos de pistacho en la finca Mas de Colom de Tàrrega (Lleida).

El cuarto motor del canal Segarra-Garrigues impulsa la viticultura de regadío en Verdú después de que la Generalitat apadrinara un convenio que reúne a productores agrupados bajo la asociación Acord: el Grupo Codorníu, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Costers del Segre y el Grupo de Bodegas de Valls del Riucorb.

Así, productores, transformadores y comercializadores se unieron para potenciar el vino y la innovación, lo que se traduce en la puesta en marcha de una finca demostrativa con nuevas técnicas de cultivo que se instalará en Verdú y ocupará 5,37 hectáreas en dos fases, que quedarán completadas en 2016.

El canal Segarra-Garrigues, que cuenta con más de un 70% de la obra acabada, tiene un coste total de alrededor de 1.100 millones de euros incluyendo el canal principal, cuyas obras corresponden al Estado y que ascienden a unos 444 millones; los ramales secundarios, que van a cargo de la Generalitat; y la conexión con las fincas, unos trabajos asumidos por las comunidades de regantes.