Barcelona pone en marcha la última fase de la nueva red de bus con cinco nuevas líneas

Nueva red de bus de Barcelona
TMB
Publicado 26/11/2018 12:52:38CET

El Ayuntamiento asegura que trabajará con vecinos si se requieren ajustes en la red

BARCELONA, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

La última fase de la nueva red de autobús de Barcelona se ha puesto en marcha este lunes con cinco nuevas líneas, con las que la ciudad suma 28 de altas prestaciones y da un "paso enorme para ponerse al nivel de otras capitales europeas", ha dicho en declaraciones a los medios la concejal de Movilidad y presidenta de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), Mercedes Vidal.

Estas nuevas cinco líneas son la H2, que va de avenida Esplugues a Trinitat Nova; la V1, de Granvia L'Hospitalet a avenida Esplugues; la V19, de la Barceloneta a Alfonso Comín; la V23, de Nova Icària a Can Marcet, y la V25, también de Nova Icària a Horta, que han conllevado modificaciones en líneas convencionales.

La nueva red de bus es "la transformación más importante del transporte público en superficie que ha visto Barcelona en décadas", ha sostenido Vidal, que ha señalado que, precisamente por esta importancia, no es sencillo implantarla, porque no es fácil acostumbrarse a los cambios.

Ha defendido la necesidad de que el transporte público en superficie sea igual de competitivo que el subterráneo, de modo que viajar en bus sea "tan fácil y automático" como hacerlo en Metro, ha resaltado junto al consejero delegado de TMB, Enric Cañas, y al director de Servicios de Movilidad del Ayuntamiento, Adrià Gomila.

Con la culminación de la red, se prevé que sus líneas pasen a transportar 460.000 viajeros en días laborables --el 60% del pasaje de la red de buses de TMB--, que contarán con 97 áreas de intercambio mediante las que los usuarios podrán llegar a prácticamente cualquier punto de la ciudad con un trasbordo.

"AJUSTES" ANTE QUEJAS

Preguntada por quejas de vecinos por la eliminación y modificación de otras líneas de bus, Vidal ha destacado que la implantación de la nueva red requiere un "periodo de adaptación" y evaluación del funcionamiento de las líneas y ver si son necesarios más ajustes.

Ha asegurado que se han hecho ajustes durante toda la implantación de la nueva red y que se hará también en esta fase si es necesario, trabajando con los distritos y con los vecinos, según Vidal, que ha manifestado: "Es un proceso de transformación radical del bus como nunca se ha hecho en la ciudad, y es lógico que surjan problemas en su implantación y haya una necesidad de ajustarlos 'a posteriori".

"Ahora tenemos un esqueleto desplegado para la mejora óptima del bus en superficie, pero tenemos que ver cómo le damos más prioridad, cómo pasa por delante del vehículo privado en superficie", ha subrayado la concejal, que ha avanzado que se irán promoviendo medidas para que el bus gane espacio y prioridad en Barcelona.

Preguntada por el bus que debía implantarse en la Diagonal y que el Gobierno de Ada Colau descartó, ha insistido en que esta avenida no requiere más autobuses, sino otro tipo de transporte con más capacidad como el tranvía --que fue rechazado por el pleno municipal--, que además permitiría que buses ahora en la Diagonal se destinaran a otros puntos de la ciudad, ha remarcado.

Barcelona Economies



A LA XARXA