Barcelona sanciona a 2.800 vehículos de movilidad personal en Ciutat Vella

404006.1.644.368.20180814115141
Vídeo de la noticia
Actualizado 14/08/2018 18:08:27 CET

Pin acusa a la CNMC de defender intereses de 'lobbies' turísticos

BARCELONA, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barcelona ha sancionado desde enero hasta julio de este año a 2.797 vehículos de movilidad personal (VMP) en el distrito de Ciutat Vella por haber infringido la normativa.

En rueda de prensa este martes, la concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, ha explicado que estas medidas tienen el objetivo principal de regular el uso turístico de estos vehículos en el espacio público en Ciutat Vella, ya que está "muy saturado" especialmente en verano.

La regulación, aprobada el 2016, limita la circulación de estos vehículos --como 'segways', patinetes eléctricos y bicitaxis, entre otros-- si no son para uso personal a dos rutas establecidas entre Passeig de Colom, Passeig de Picasso y Lluís Companys.

Durante los meses de verano se ha incrementado la vigilancia con seis patrullas de la Guardia Urbana en el frente litoral y ocho agentes cívicos que hacen cumplir la normativa y sancionan a los vehículos que circulan fuera de estas rutas.

En este sentido, se han producido 2.797 denuncias a bicicletas y VMP que circulaban fuera de las rutas establecidas, lo que supone un incremento respecto al año anterior, cuando se denunciaron a 1.343.

Asimismo, se han realizado inspecciones en los locales que alquilan este tipo de vehículos, que han conllevado 98 inmovilizaciones y ocho ingresos a depósito.

Estas acciones se han llevado a cabo ante vehículos no homologados, por tener un motor de más potencia de la permitida en la normativa, y también se han producido casos de empresas de alquiler de VMP en las que había trabajadores sin contrato, algo que el consistorio ha podido identificar gracias a las inspecciones realizadas junto a Inspección del Trabajo.

El barrio en el que se han producido más denuncias ha sido el del Raval, seguido por el Gòtic, la Barceloneta y el Casc Antic, y las multas pueden ser de hasta 100 euros si la infracción es de carácter leve, hasta 200 si es grave y hasta 500 si es una infracción muy grave.

Pin ha destacado que este año se ha intensificado la vigilancia a estos vehículos pero ha lamentado que siga habiendo incumplimientos pese a la normativa: "Sería absurdo negar que hay incumplimientos".

"Los vehículos de movilidad personal están disminuyendo su paso pero no podemos ser entusiastas y negar la realidad y decir que no hay incumplimiento", ha añadido.

La restricción de la circulación de VMP se enmarca en el plan de vecindad de Ciutat Vella, en marcha desde Semana Santa, que pretende favorecer el descanso de los vecinos, fomentar la convivencia en el distrito, garantizar la seguridad y el cumplimiento de la normativa vigente, y velar por el buen uso del espacio público.

PISOS TURÍSTICOS

Preguntada por el estudio publicado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que recomienda eliminar las restricciones a los pisos turísticos, Pin ha criticado que la CNMC "lo que está haciendo es defender los intereses de unos 'lobbies' que sacan beneficios de las ciudades generando muchos perjuicios".

Ha afirmado que el Ayuntamiento no puede permitir que "un bien de primera necesidad como la vivienda se convierta en un negocio", por lo que considera que la CNMC debería defender el interés general de que hubiera vivienda para todos y que el modelo turístico de la ciudad reportara un retorno social.

Barcelona Economies



A LA XARXA