El acceso a la vivienda desbanca al turismo como primer problema de Barcelona para los vecinos

Màrius Boada y Gerardo Pisarello
EUROPA PRESS
Publicado 30/10/2018 13:57:41CET

La inseguridad se considera el principal problema del barrio en seis de los diez distritos

BARCELONA, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

El acceso a la vivienda ha sido por primera vez el problema más nombrado en la Encuesta de Servicios Municipales de Barcelona, con un 12,8% --subiendo desde el 6,7% y el cuatro puesto-- y ha desbancado así al turismo, que lideró el año pasado también por primera vez la lista de los problemas más graves que los barceloneses ven en la ciudad, ha explicado este martes en rueda de prensa el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello.

El turismo ha pasado de ser nombrado en un 15,6% de los casos a serlo en un 10,3%, mientras que la circulación se mantiene en un 7,4%, seguido por los aspectos políticos (5,8%), la inseguridad (5,6%), el encaje de Catalunya en España (5,2%), la contaminación y el medio ambiente (5,2%) y el paro y las condiciones de trabajo (5,1%), que baja desde el tercer puesto y se sitúa en niveles inferiores a los de 2008, momento desde el que se repitió como uno de los principales problemas.

Coincidiendo con que el acceso a la vivienda sea el primer problema por primera vez en los 33 años en que se realiza la encuesta, la principal demanda que los barceloneses plantean al Ayuntamiento es facilitar el acceso a la vivienda --algo que piden el 12,6%--, seguido por mejorar la limpieza (6,5%), mejorar aspectos políticos (6,3%) y la gestión municipal (6%).

Junto al director de la Oficina Municipal de Dades, Màrius Boada, Pisarello ha resaltado que los barrios con problemas de gentrificación ven más grave el del acceso a la vivienda, y ha sostenido que el hecho de que exista esta preocupación en la ciudad "confirma que las políticas que se han seguido en los últimos tiempos", como la reserva del 30% de nuevas promociones a vivienda protegida, van en la dirección correcta, según él.

INSEGURIDAD

Aunque a nivel de ciudad los barceloneses ven la inseguridad como el quinto problema, es el que ven más grave en los barrios --con un 10,5%, siendo el primero en seis de los diez distritos-- y le sigue la limpieza (7,6%), el ruido (7,2%), el acceso a la vivienda (6,6%), el turismo (6,3%) y el aparcamiento (5%), según la encuesta, realizada con 6.000 entrevistas a domicilio entre abril y julio.

La inseguridad es citada como problema más grave del barrio especialmente en Ciutat Vella, con un 21,3% de las menciones, donde consideran que el segundo problema de los barrios es el turismo (15%), seguido por las drogas (13,7%), que se sitúan en el decimoquinto lugar en el global de los problemas en los barrios.

Pisarello ha defendido que estos datos justifican políticas impulsadas para mantener la cohesión social y evitar la inseguridad --como el Pla de Barris-- y la macrooperación policial desplegada este lunes en Ciutat Vella contra los 'narcopisos': "Constatamos que la preocupación existe, es innegable, pero también creemos que justifica las políticas que se están llevando a cabo".

PROBLEMAS DE ESPAÑA Y CATALUNYA

En cuanto a Catalunya, el 29,4% de los encuestados consideran que su problema más grave es su encaje en España --cinco puntos más que el año pasado--, y en España el principal problema son aspectos políticos --con un 24,8%, adelantando a la corrupción y el fraude--, y los ciudadanos piden a la Generalitat y al Gobierno central mejorar los aspectos políticos --en un 14,7% en el caso del Govern y en un 23% en el del ejecutivo central--.

Por otro lado, el problema personal más citado por los encuestados es el paro y las condiciones laborales --el 14,6% de ellos lo menciona--, seguido por el encaje entre Catalunya y España --con un 9,1%, subiendo seis puntos porcentuales respecto a la misma encuesta de 2017, de antes del 1-O--, el acceso a la vivienda (7,6%) y problemas económicos (6,4%).

PERCEPCIÓN DE EMPEORAMIENTO

El 34% de los barceloneses considera que la ciudad ha mejorado --tres puntos menos que el año pasado--, mientras que el 37% asegura que ha empeorado --siete puntos más-- y el 23% cree que está igual --siete puntos más--, mientras que el 49% cree que Catalunya ha empeorado --20 puntos porcentuales más--, cifra que aumenta al 60% en España --diez puntos más--.

Pisarello ha dicho que, aunque el 37% de barceloneses creen que la ciudad ha empeorado --la cifra más alta desde 2013--, la percepción de empeoramiento ha sido mucho mayor en Catalunya y España y se ha producido tras un año complicado, con "el referéndum, el 155, la represión y la inestabilidad económica, y lo que sorprende es la resiliencia de Barcelona, que resiste mejor".