Actualizado 27/07/2007 16:14 CET

(Ampliación) La avería de un tren en Barcelona-Sants provoca retrasos en los Cercanías, regionales y Larga Distancia

La compañía ferroviaria culpa al fabricante del convoy, la francesa CAF, de un fallo en el diseño de un componente

BARCELONA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

La avería de un tren en la entrada de la estación de Sants de Barcelona provocó esta mañana retrasos de 30 minutos de media en todas las líneas de Cercanías Renfe y de casi una hora en otros trenes regionales y de Larga Distancia. En total se han visto afectados 28.000 pasajeros de 77 servicios de Cercanías.

Lo que en un inicio, a partir de las 7.12 horas, afectó sólo a dos líneas, la C-2 y la C-10, se extendió a todas cuando el tren averiado fue retirado, sobre las 8.55 horas. Según explicó una portavoz de Renfe a Europa Press, estas afectaciones se podrían deber a un efecto "embudo" que se produjo en la estación de Sants cuando se restableció la línea al aeropuerto.

Renfe pudo restablecer sobre las 9 horas la línea que va al aeropuerto, la C-10, después de que la avería de las 7.12 horas obligara a sustituirla por un servicio de 18 autobuses.

Además, en la línea C-2, la que va desde Sant Vicenç de Calders y Vilanova i la Geltrú hasta Maçanet de la Selva, los trenes en dirección a Vilanova fueron desviados por la estación de Plaça Catalunya para evitar la de Sants.

Sobre las 8.55 horas el tren fue retirado y los 162 pasajeros pudieron abordar otro tren Alvia hacia Madrid dos horas más tarde de lo previsto. A estos viajeros, Renfe informó que les devolverá el importe íntegro de los billetes.

Sin embargo, la afectación todavía siguió perjudicando a numerosos convoyes. En concreto, se vieron retrasados dos Euromed Barcelona-Alicante, dos Barcelona-Madrid y Madrid-Barcelona y un Barcelona-Andalucía con retrasos mínimos de 50 minutos.

La compañía ferroviaria ya ha advertido que exigirá "responsabilidades" al fabricante de trenes francés CAF por un supuesto "fallo en el diseño de un componente" del tren averiado, que ha provocado la parada de la unidad.

Según Renfe, la pieza mal diseñada es el registrador de condiciones técnicas del tren, cuyo fallo provoca el freno total del convoy. En el tren viajaba como es preceptivo un técnico de mantenimiento de CAF, que no pudo reparar la avería.

El tren, de la serie 120, fue adquirido recientemente por Renfe y se encuentra en periodo de garantía, por lo que se han pedido responsabilidades a CAF por los "graves perjuicios" provocados a los clientes del operador ferroviario.