El año 2018 fue uno de los más lluviosos de la historia de Catalunya

Lluvias en Barcelona en una imagen de archivo
Europa Press - Archivo
Publicado 04/01/2019 13:13:25CET

Se sitúa como el sexto o séptimo año más cálido desde 1950

BARCELONA, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

El año 2018 fue uno de los años más lluviosos de la historia de Catalunya, donde se registraron más de 1.000 milímetros de precipitaciones acumuladas en más de la mitad de las comarcas, ha informado el Servei Metereològic de Catalunya (SMC) en un comunicado este viernes.

En un 65% del territorio se recogieron entre un 120 y un 150% de su precipitación media, mientras que en casi un 25% de Catalunya se superó el 150%, y tan solo menos del 1% del territorio presentó valores de sequedad.

Los meses en los que hubo más precipitaciones fueron enero, febrero, noviembre y sobre todo octubre, que fue el mes "más lluvioso de los últimos 24 años en el conjunto del país, con valores que supusieron en algunos puntos el triple o el cuádruple de la media climática mensual correspondiente".

Así, en 13 de las 18 estaciones meteorológicas que disponen de datos como mínimo desde 1950, el año pasado queda entre los 10 años de más agua, y también en todas las 26 estaciones automáticas que tienen más de 20 años de datos.

En algunos casos, como Vic (Barcelona) y Oliana (Lleida), 2018 fue el año más lluvioso de los últimos 69, y destaca que el Observatorio Fabra de Barcelona registró su segundo año más lluvioso de los últimos 105 años.

TEMPERATURAS

2018 también fue un año cálido en casi toda Catalunya, principalmente en el Alt Empordà (Girona), Barcelonès (Barcelona) y las Terres de l'Ebre (Tarragona).

En estas zonas la diferencia entre la temperatura media anual registrada y la media climática entre 1961-1990 ha igualado o superado los 1,5% grados, y destaca la estación de Barcelona-El Raval porque tuvo una "anomalía" de más de 2 gados y superó los 18 grados de media.

En el conjunto de Catalunya, en cuanto a temperaturas fue un año muy similar a 2017 y 2016, y se sitúa como el sexto o séptimo año más calido desde 1950.

Contador