La Audiencia de Barcelona absuelve a Héctor López Bofill de un presunto delito de odio

Fachada del Palau de Justícia, sede del TSJC y de la Audiencia de Barcelona
Europa Press - Archivo
Publicado 10/12/2018 16:17:39CET

   BARCELONA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La Sección Octava de la Audiencia de Barcelona ha absuelto al profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) Héctor López Bofill de un presunto delito de odio por cuatro tuits publicados entre el 17 de junio de 2016 y el 8 de febrero de 2017.

   Bofill, que concurrió en las elecciones catalanas del 21 de diciembre de 2017 en la lista de JxCat, publicó apuntes como: 'El asesinato de --la diputada laborista-- Jo Cox demuestra que, por desgracia, toda transformación constitucional profunda pide muertos', y que 'el gran obstáculo para la independencia es, quizás, no tener demasiados jóvenes patriotas con la testosterona alta'.

   Asimismo, comentó en las fechas que se estaba juzgando la consulta del 9N, que al ser independientes se iba a acordar 'de los jueces, fiscales y funcionarios diversos que ahora contribuyen a extorsionar Catalunya', y que 'la represión y la venganza' serían el origen de su libertad.

   La Audiencia, en su sentencia, se inclina por la absolución al tener dudas de si los comentarios son un delito de odio o se inscriben en el derecho a la libertad de expresión, "ante la duda razonable que le surge de si estamos a un lado o al otro de la delgada línea roja".

   Sin embargo, afirma que "la cualificación profesional del acusado, el medio utilizado para proyectar sus ideas (Twitter) y el lenguaje utilizado, con referencia a muertos, testosterona alta que implica uso de violencia, son circunstancias que agravan la conducta".

   Según la sentencia, López Bofill manifestó en el acto de juicio oral que en ningún caso realizó esos tuits desde el sentimiento de odio hacia ninguno.

LENGUAJE "CENSURABLE"

   No obstante, la Audiencia considera que ha usado "un lenguaje cuando menos censurable" y más teniendo en cuenta que es profesor de Derecho Constitucional, que es docente y puede llegar a jóvenes alumnos, y porque lo emitió por una red social de gran proyección.

   "El acusado debería saber por la disciplina que imparte y los autores a quien lee, que sembrar la semilla del odio es peligroso, como hacer la distinción de los 'unos' y los 'otros' mostrando subliminalmente que los de 'en frente' ni siquiera se dan cuenta de que son de peor condición por el hecho de no estar de 'su lado", argumenta la sentencia.

   La sala considera en estos comentarios que, aunque podría haber una invitación velada al uso de la violencia para conseguir la independencia, no es "lo suficientemente explícita para traducirse en un peligro real".