La ayuda a los refugiados que lleguen a Catalunya durará dos años

Publicado 06/12/2015 10:09:34CET
Àngel Miret y Xavier Bosch
EUROPA PRESS

Se incorporarán "con normalidad" en los servicios públicos

BARCELONA, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los entre 2.000 y 5.000 refugiados que se prevé que llegarán a Catalunya recibirán una tutorización durante los primeros 24 meses, si bien el "acompañamiento explícito" por parte de entidades sociales, que contempla apoyos para el alquiler, ropa, comida y quizá una ayuda económica a cargo del Estado, durará seis meses aproximadamente.

Así lo han explicado en una entrevista de Europa Press el coordinador del Comité de Ayuda a los Refugiados de la Generalitat, Àngel Miret, y el director de Inmigración de la Generalitat, Xavier Bosch.

Pasados los dos años, pasarán a ser como cualquier otro ciudadano, sobre lo que Miret ha aclarado que no puede haber "un colectivo privilegiado sobre el resto de la población".

"Las entidades gestionarán la ayuda económica, de la que puede salir dinero de bolsillo, pero también el alquiler, la comida y la ropa", una ayuda inicial que financia el Estado y que puede prorrogarse hasta los 24 meses, ha destacado Bosch.

Miret ha resaltado que la acogida de los refugiados se hará "con normalidad" y se incorporarán en los servicios públicos, con sus derechos y sus deberes y sin tratos estrambóticos.

Ha avanzado que entrarán en el sistema de salud ordinario, sobre el que ha añadido que la Generalitat financia directamente más de 100.000 tarjetas sanitarias de colectivos vulnerables, porque el Estado no admite inmigrantes en situación administrativa irregular.

La acogida cubrirá las necesidades singulares que puedan tener, como traumas y patologías derivadas de conflictos bélicos, ha detallado Miret, y ha afirmado que una vez se normalice su situación "tienen que integrarse, no vivir aislados y no hay que tratarlos especialmente".

El coordinador ha remarcado que Catalunya ha recibido en un año hasta 117.000 personas inmigradas, por lo que puede absorber perfectamente los refugiados que provengan del reparto europeo --e incluso más--, y ha remarcado que el sistema escolar tiene una "larguísima tradición" de incorporar niños y niñas de origen extranjero.

Bosch ha explicado que están adecuando los servicios de la población general para "enfocarlos" a la casuística de los refugiados, además de acciones de sensibilización social, y ha remarcado que muchos ya han llegado: en 2015 se han hecho 2.000 solicitudes de asilo.

Como parte de la sensibilización preparan una exposición fotográfica sobre refugiados que mostrará "la dureza de su viaje y las dificultades que superan" a través de instantáneas de Sergi Cámera, a partir de enero en el Palau Robert.

INFANCIA Y VEJEZ

Han destacado la necesidad de estar "muy atentos" para evitar que haya tráfico de niños entre refugiados porque, aunque el parentesco sanguíneo es fácil de detectar, los casos de niños que hayan huido con parientes indirectos o con amigos de la familia son más complicados, por lo que la Dirección General de la Infancia y la Adolescencia (Dgaia) hará una revisión exhaustiva.

Miret ha avanzado la posibilidad de crear un séptimo grupo de trabajo en el Comité de Acogida destinado a personas mayores, jubilados, enfermos crónicos y personas sin capacidad laboral.

Catalunya cuenta con un servicio de homologación de títulos, sobre el que Bosch ha avanzado que están estudiando sistemas alternativos para demostrar competencias profesionales, porque si bien el colectivo procedente de Siria tiene generalmente una calificación profesional elevada, tendrán dificultad para demostrarlo si no disponen del título.

El Estado ha hecho recientemente una partida extra de 13 millones para las entidades conveniadas --Cruz Roja, Comisión Española de Ayuda al Refugiado (Cear) y Asociación Comisión Católica Española de Migración (ACCEM)--, que contarán con un presupuesto de 200 millones el año que viene, ha recordado Miret.

Para leer más