Publicado 21/04/2015 18:25:15 +02:00CET

El Ayuntamiento de Cornellà precinta la discoteca ante la que falleció un menor en 2012

CORNELLÀ DE LLOBREGAT (BARCELONA), 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Cornellà de Llobregat ha decretado el precinto temporal por exceso de aforo de la discoteca Capitolio, el establecimiento ante el que falleció en 2012 un joven menor de edad, cuya muerte se está juzgando estos días en la Audiencia de Barcelona.

Según han informado fuentes municipales, mediante un decreto firmado por el alcalde de Cornellà, Antonio Balmón, el consistorio precintará este martes por la tarde la discoteca a raíz de un expediente por exceso de aforo que se abrió en 2009.

El Ayuntamiento concluyó el expediente con una orden de precinto de la discoteca que fue recurrida por los propietarios y suspendida por un juzgado contencioso-administrativo en junio de 2012, pocos días antes de que se produjera una pelea mortal entre bandas latinas a las puertas del establecimiento.

Según han informado a Europa Press fuentes cercanas al caso, finalmente el juzgado ha dado la razón al Ayuntamiento y ha levantado la suspensión del precinto de la discoteca Capitolio.

El cierre del establecimiento coincide con la celebración en la Audiencia de Barcelona del juicio contra dos personas acusadas de matar a puñaladas el 17 de junio de 2012 a un joven de 17 años durante una pelea a las puertas de la discoteca, situada en el área de ocio de Femades.

Previamente a este suceso, el establecimiento acumulaba varios expedientes sancionadores por infringir la normativa de aforo máximo permitido y la normativa sobre el personal y los sistemas de control de acceso.

En un comunicado público, la Federación Catalana de Actividades Recreativas Musicales (FECASARM) ha denunciado la "injusticia" del precinto decretado por el Ayuntamiento de Cornellà ya que comportará la pérdida de 24 puestos de trabajo.

FECASARM asegura que la discoteca no puso en riesgo la seguridad de las personas que había dentro del local ya que hay que diferenciar el aforo administrativo -de 356 personas- de la capacidad máxima de ocupación -de 530 personas-.

Según la patronal, en el juicio por el homicidio "ha quedado acreditado a través de diferentes testigos que la pelea la originó un conjunto de personas que estaban haciendo botellón ante la discoteca" y que ésta no tuvo nada que ver con los hechos.