La bacteria Klebsiella causó diez muertes de neonatos en hospitales catalanes en 4 años

Un bebé coge un dedo de una mano
PIXABAY - Archivo
Publicado 07/05/2019 17:46:54CET

   El brote del Trueta ha colonizado a 11 bebés y ha infectado a dos, pero está controlado

   GIRONA, 7 May. (EUROPA PRESS) -

   La bacteria Klebsiella pneumonae ha causado la muerte de diez neonatos en unidades de neonatología de hospitales catalanes desde 2015, entre las que hay el bebé prematuro fallecido el domingo en el Hospital Josep Trueta de Girona y los dos que murieron en abril en el Vall d'Hebron de Barcelona, ha informado el Institut Català de la Salut (ICS) en un comunicado.

   El secretario de Salud Pública de Catalunya, Joan Guix, ha explicado que entre 2015 y 2018 se dieron ocho brotes que afectaron a 94 bebés y provocaron siete muertes, y que es "un microorganismo oportunista, que vive habitualmente dentro del organismo humano" e infecta ante una inmunidad débil o una bajada.

   "Este tipo de infecciones son relativamente frecuentes en unidades donde hay enfermos de este tipo, inmunodeprimidos", por lo que no hay motivos para la alarma, ha defendido Guix en una rueda de prensa en el Trueta tras conocerse la muerte del bebé, en la que ha afirmado que el brote del hospital de Girona está controlado.

   El jefe de Pediatría del Trueta, Lluís Mayol, ha explicado que detectaron los primeros casos a finales del año pasado, con varias infecciones leves, sobre todo de conjuntivitis, y en marzo vieron más casos de los habituales por los que pensaron que se trataba de un brote, ante lo que lo declararon al Servei de Vigilància Epidemiològica de la Conselleria de Salud de la Generalitat en Girona.

TRES INGRESADOS

   Tras detectarlo, extremaron más las medidas de prevención e hicieron una investigación para determinar cuántos niños de la unidad eran portadores de la bacteria, con lo que registraron once niños colonizados pero no enfermados y dos con infección activa, entre los que hay el fallecido.

   Actualmente, restan ingresados tres de los bebés colonizados, y el resto ha recibido el alta y está con sus familias, y Mayol ha señalado, sobre el que falleció, que "la causa principal de su muerte ha sido la inmadurez", ya que nació a las 24 semanas de gestación y con un peso de 600 gramos y le faltaba desarrollarse.

   Guix ha señalado que los bebés prematuros son "extremadamente frágiles" y sobreviven gracias a los cuidados y tecnología existentes, y se calcula que en bebés que pesan menos de 1,5 kilos se dan infecciones a cerca del 17%, y se ha logrado que la tasa de supervivencia de los que pesan menos de un kilo sea de entre el 70% y el 80%.

Contador