Cae una banda que traficaba con mujeres nigerianas para prostituirlas en Barcelona

Publicado 12/12/2018 14:42:23CET

Hay siete detenidos y dos víctimas liberadas

   BARCELONA, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La Policía Nacional ha desarticulado una presunta organización criminal dedicada a traficar con jóvenes mujeres nigerianas, que trasladaban principalmente hasta Barcelona, vía Italia y otros países africanos, para obligarlas a prostituirse y pagar una cuantiosa deuda por los trámites documentales y de viaje al llegar a su destino.

   En un comunicado este miércoles, el cuerpo policial ha informado de que han liberado a dos mujeres --aunque detectaron siete posibles víctimas-- y han arrestado a siete presuntos integrantes de la organización criminal en España: en Barcelona y poblaciones del área metropolitana.

   También han incautado en los registros practicados unos 9.000 euros en efectivo, documentación relacionada con las actividades ilegales desarrolladas, equipos informáticos y móviles sustraídos a clientes, tabletas así como documentación falsificada y un machete de grandes dimensiones.

FALSAS PROMESAS DE OFICIOS

   La banda estaba jerarquizada y sus miembros tenían diferentes repartos de tareas: en Nigeria residían los captadores, que seleccionaban a jóvenes buscadas por su precaria situación económica, lo que facilitaba su captación, bajo falsas promesas de oficios bien remunerados en Europa, principalmente en Barcelona.

   Previamente a la salida del país, las sometían presuntamente a prácticas de "vudú, yuyu o magia negra", para infundirles temor y ser fácilmente manipuladas para acceder a los deseos de la organización criminal, y desde Italia se dirigía el paso clandestino de fronteras, aunque la organización tenían presencia de menor entidad en países de paso como Níger, Libia y Argelia.

   Al llegar a Libia o Marruecos, hacían los pagos necesarios para el paso clandestino de las víctimas y eran internadas en campamentos a la espera de que les facilitaran el cruce a Europa, por mar en embarcaciones precarias como pateras, principalmente hacia Italia y desde este país hasta Barcelona, donde la organización las explotaba sexualmente y las obligaba a robar móviles u objetos de valor a los clientes.

CONTROL DE LAS 'MAMIS'

   Una de las víctimas liberadas explicó a la policía que una persona encargada de controlarla y explotarla, denominada 'mami', la supervisaba las 24 horas del día y que en los tres últimos años la había estado obligando a prostituirse en Barcelona para saldar una deuda contraída con la organización de 50.000 euros.

   Esta 'mami' había sido detenida en Francia por hechos similares y cumplió una condena de tres años en este país, pero al salir de la cárcel en 2016 fue a Barcelona y contactó con sus antiguas víctimas explotadas, exigiéndoles el resto de las deudas que habían dejado de pagarle a su ingreso en una prisión francesa.

   Contaba con otro miembro de la organización, con funciones de "matón-sicario", que propinaba palizas a la víctima liberada y al resto de chicas nigerianas también forzadas a prostituirse, ocasionándoles múltiples heridas, lo que desencadenó la denuncia de una de ellas.