Publicado 23/06/2020 12:35:02 +02:00CET

Casi la mitad de familias atendidas por Càritas Barcelona no puede pagar la vivienda

La Rambla de Barcelona amanece vacía un día marcado por la festividad de Sant Jordi, que a diferencia de otros años, este no se puede celebrar con normalidad. Barcelona, Cataluña, (España), a 23 de abril de 2020.
La Rambla de Barcelona amanece vacía un día marcado por la festividad de Sant Jordi, que a diferencia de otros años, este no se puede celebrar con normalidad. Barcelona, Cataluña, (España), a 23 de abril de 2020. - David Zorrakino - Europa Press - Archivo

BARCELONA, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

Casi la mitad de familias atendidas por Càritas Diocesana de Barcelona (un 42,9%) no puede hacer frente a los pagos de alquiler o hipotecas, "incrementando el riesgo de ser desahuciada o perder el hogar", según un informe realizado por la entidad con 475 entrevistas.

El informe 'Primer impacto de la crisis del Covid-19 en las familias atendidas por Càritas Diocesana de Barcelona' constata que el impacto ha sido muy intenso, con una elevada destrucción de empleo y un aumento del paro en 26 puntos porcentuales, lo que ha afectado a los ingresos, que han caído un 36%.

Los ingresos procedentes del empleo formal --con contrato-- han caído un 43% mientras que los procedentes del informal --economía sumergida-- han descendido un 73%, poniendo de manifiesto la mayor vulnerabilidad de las personas que hasta ahora han subsistido con trabajos precarios.

La reducción del ingresos, según el informe, provoca que uno de cada cuatro hogares atendidos por Càritas no tengan ningún ingreso --cuando antes del Covid-19 no llegaba a una de cada diez--, que un 41% de las familias no pueda seguir una dieta equilibrada y que un 24% no pueda comprar medicamentos.

El informe señala que la crisis agrava una problemática "muy extendida" en Barcelona y los municipios de su entorno, como es la emergencia habitacional: un 42,9% de los hogares no puede afrontar los pagos del alquiler o la hipoteca.

Un 17,3% de las familias se ha visto obligada o plantea mudarse a una vivienda más asequible, y un 14,1% de los hogares atendidos ha recibido amenazas de expulsión del domicilio.

El confinamiento ha dificultado la convivencia y la conciliación de la vida laboral y familiar, provocando un aumento de los conflictos en un 19% y la imposibilidad de compatibilizar el trabajo con el cuidado de niños y adolescentes: un 13% de los hogares ha tenido que renunciar a un trabajo para cuidar a menores.

BRECHA DIGITAL Y SALUD

Un 12% de los hogares atendidos por Càritas no tiene acceso a Internet y un 35% no tiene habilidades para hacer trámites por esta vía, mientras que en uno de cada tres hogares ha bajado el rendimiento escolar.

El informe de Càritas también subraya que el confinamiento ha tenido un impacto negativo sobre la salud, especialmente en el aspecto psicoemocional: uno de cada cuatro hogares ha visto como empeoraba el estado general de sus miembros y en siete de cada diez ha provocado un incremento de la ansiedad y la dificultad para dormir.

Càritas ha remarcado que el estudio demuestra que la crisis "no es igual para todos" y que las personas frágiles la están padeciendo de forma más intensa, provocando que familias vulnerables estén en condiciones peores que hace tres meses, aunque en este contexto nueve de cada diez hogares se muestran esperanzadas y cree que se podrá avanzar a una sociedad más solidaria.

En la reciente presentación de la Memoria 2019 de la entidad, Càritas Barcelona alertó que se llega a la situación provocada por el covid-19 con una crisis anterior no resuelta, y consideró que puede tener un impacto más "extenso" que la de 2008.

Contador

Para leer más