Círculo.- Jordi Gual (CaixaBank): la crisis italiana debe servir para avanzar en la unión económica

Jordi Gual (CaixaBank) J.J.López Burniol (Círc.Economía) Xavier Vives (Iese)
EUROPA PRESS
Publicado 31/05/2018 19:18:16CET

   SITGES (BARCELONA), 31 May. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, ha opinado este jueves que la crisis política en Italia, que ha comportado también una inestabilidad en los mercados, debería servir para que Europa avance en la unión económica y monetaria.

   "La crisis italiana debería ser una aldabonazo a los políticos europeos para que aborden de manera contundente la finalización del edificio que es la unión económica y monetaria", ha dicho en el debate 'Perspectivas monetarias y financieras en la UE', junto al profesor del Iese Xavier Vives en la Reunión del Círculo de Economía.

   En el programa inicial de la reunión estaba previsto que en esta sesión interviniera el ministro de Economía, Román Escolano, presentado por Gual, pero la moción de censura ha obligado a un cambio de agenda.

   Gual ha hecho un repaso a los retos de la economía mundial y europea, señalando los riesgos de carácter político, el excesivo apoyo en los aspectos monetarios y una fragmentación de los mercados y aumento del proteccionismo, a la vez que ganan peso los partidos populistas.

   Considera que la inestabilidad por la crisis política en Italia debe servir para que la UE vaya más allá de aspectos económico-financieros: "Habría que poner encima de la mesa en qué medida los europeos quieren compartir un proyecto político común y negociar no solo los aspectos económicos y financieros, sino también aspectos de política en mayúsculas".

   Gual ha alertado de que los factores que propician el populismo se acentúan "enormemente" en Europa, ya que el elector no tiene claro a quién corresponde el poder político, y las autoridades europeas no tienen la legitimación política que tienen, por ejemplo, las autoridades chinas y de otros grandes bloques económicos.

POLÍTICA MONETARIA

   En cuanto al papel del Banco Central Europeo (BCE) durante la crisis, ha sostenido que "no podía hacer otra cosa" que una política expansiva, aunque ha advertido de que han pasado ya diez años del inicio de la crisis financiera y no debería alargarse esta política, ya que la considera una debilidad para el crecimiento.

   "Lo que era excepcional se ha convertido en norma, y no tiene nada de normal que los tipos de interés estén prácticamente en cero, cuando no en negativo", ha afirmado.

   Según Gual, los mercados han reaccionado a la crisis italiana pensando que no habrá avances en la unión económica y monetaria y "descontando que será el BCE quien una vez más salga en apoyo de la unión garantizando la estabilidad y prolongando la política de laxitud monetaria para garantizar que la unión monetaria continúe sólida".

   También ha participado en esta mesa redonda el profesor de Economía y Finanzas en Iese Xavier Vives, que se ha mostrado asimismo partidario de completar la unión bancaria europea, de forma que los países puedan compartir riesgos de "manera apropiada".

   "Si la zona euro no encuentra mecanismos para compartir riesgos, no podrá sobrevivir", y por eso ha apostado por completar la arquitectura del euro.

   Así, ha abogado por compaginar compartir riesgos con controlar el riesgo moral introduciendo la disciplina necesaria para que "los agentes económicos de los países tengan incentivos para comportarse de forma razonable en términos económicos".

   Vives también ha destacado la necesidad de dar más legitimidad política a las instituciones europeas, algo que se debe solucionar fomentando la participación ciudadana en la elección directa de un presidente europeo.

   La XXXIV Reunión del Círculo de Economía ha empezado este jueves en Sitges bajo el título 'Tiempos disruptivos, nuevos liderazgos', y está patrocinada por Indra, CaixaBank y KPMG.