Los colegios de médicos catalanes recuerdan a los facultativos sus "límites" en las redes sociales

Jaume Padrós, COMB
EUROPA PRESS
Actualizado 04/12/2017 12:10:34 CET

   BARCELONA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El Consell de Col·legis de Metges de Catalunya (CCMC) ha emitido un decálogo de recomendaciones en que alerta de los "límites" que deben tener en cuenta los facultativos al usar las redes sociales.

   En el documento, hecho público este lunes por el consejo en un comunicado, apelan a la responsabilidad de los profesionales para hacer compatibles los derechos a la información y de expresión con los de la intimidad y confidencialidad del paciente.

   Se calcula que el 61% de los médicos utilizan alguna red social, sobre todo Facebook, ante lo que la presidenta de la sección de e-Salud del COMB, Mireia Sans, ha insistido en que "cualquier información que emitan los profesionales a través de las redes sociales debe ser verídica, de calidad y rigurosa".

   Bajo el título 'Recomendaciones sobre el uso de información médica y el ejercicio de libertad de expresión en las redes sociales', el CCMC se inspira en el principio de que la primera lealtad del médico es en relación a la persona que atiende.

   De hecho, recuerda que el incumplimiento de la obligación de respetar la confidencialidad de la información sobre el paciente y de mantener el secreto profesional puede ser constitutivo de un delito que puede comportar pena de prisión o inhabilitación.

   También alerta de que la inmediatez y la viralidad de los contenidos que se emiten a través de las redes puede incrementar el riesgo de vulneración de algunas normas incluidas en el Código Deontológico y magnificar las consecuencias.

   "Los médicos no pueden obviar nunca su condición y, por tanto, también cuando usan las redes sociales siguen obligados a observar y cumplir las normas del Código de Deontología", ha recordado el vicepresidente del CCMC y presidente del Col·legi de Metges de Barcelona (COMB), Jaume Padrós.

EVITAR CONSEJOS DIRECTOS

   Entre las recomendaciones figura la de evitar dar consejos directos a pacientes a través de las redes, evitar comentarios que puedan afectar negativamente al prestigio de la profesión médica, tener en cuenta que las críticas a una institución sanitaria, aunque puedan ser legítimas, pueden perjudicar también a personas tratadas.

   Según el decálogo, las discrepancias entre médicos no se deben dirimir en el espacio público ni pueden comportar el desprestigio público de un compañero de profesión, y tener presente siempre a los pacientes en particular y a la sociedad en general.