Publicado 06/02/2020 15:45

La CUP enmarca la reunión de Sánchez y Torra en "cantos de sirena" para recuperar estabilidad

El presidente de la Generalitat, Quim Torra (dech) y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (izq), posan juntos en el Palau de la Generalitat, antes de su reunión, en Barcelona /Catalunya (España), a 6 de febrero de 2020.
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (dech) y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (izq), posan juntos en el Palau de la Generalitat, antes de su reunión, en Barcelona /Catalunya (España), a 6 de febrero de 2020. - Marc Brugat - Europa Press

BARCELONA, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

La CUP ha asegurado este jueves que la reunión entre el presidente del Govern, Quim Torra, y el del Gobierno central, Pedro Sánchez, representa en realidad "cantos de sirenas que buscan volver a la normalidad y la estabilidad institucional a cambio de medidas insuficientes", como sería una nueva financiación autonómica, según la CUP.

Ha avisado en un comunicado de que, aunque se acuerde esta nueva financiación, "no pondrá fin a la represión ni acabará con las injerencias constantes de la judicatura, ni mucho menos servirá para conquistar una soberanía, también económica, que permita hacer frente a la dinámica global del capitalismo patriarcal".

"El pacto entre partidos para garantizar la gobernabilidad en el Estado ha generado una gran expectativa en torno al encuentro", pero está lejos de la defensa de la amnistía y del reconocimiento de la autodeterminación, y también de medidas que respondan a necesidades de los trabajadores, según la CUP.

Considera que, después de la reunión entre Torra y Sánchez, es necesario que "ambas partes hagan una exposición pública sobre cuál es el estado de la cuestión, los contenidos y los acuerdos", y ha recalcado que el modelo que defiende la CUP no cabe en la Constitución de 1978 y que la alternativa democrática sólo llegará con una ruptura real con el Estado.

"La mesa no es una solución que nos acerque a la resolución del conflicto", ha advertido la CUP, que ha avisado de que se debe estar preparado para evitar que el fracaso de la mesa entre gobiernos que ellos auguran se convierta en una frustración del movimiento independentista.