27 de febrero de 2020
 
Actualizado 05/07/2015 4:44:07 CET

Detenidos dos hombres y decomisadas 1.120 plantas de marihuana en Girona y Bages

Plantación de marihuana decomisada por los Mossos
EUROPA PRESS

GIRONA, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los Mossos d'Esquadra han detenido a dos hombres e imputado cinco más por cultivar marihuana en las comarcas de la Garrotxa, la Selva, Baix Empordà, Gironès (Girona) y Bages (Barcelona)tras realizar diferentes actuaciones policiales, del 4 al 9 de septiembre, en las que se han decomisado 1.120 plantas.

Según un comunicado, en la primera actuación localizaron una plantación de 240 plantas de marihuana en una masía aislada de Samuntà de Baix, en Mieres (Girona), y se imputó a su propietario un delito contra la salud pública.

La segunda operación tuvo lugar en Sant Sadurní de l'Heura (Girona) cuando los agentes comprobaron que, en una masía medio derruida en la montaña, había dos plantaciones de marihuana, y localizaron un centenar de plantas, herramientas y productos para su cultivo.

Por ello, se procedió a detener al cuidador, un hombre de 57 años, con antecedentes, de nacionalidad marroquí y vecino de la Bisbal d'Empordà, como presunto autor de un delito contra la salud pública, aunque el juzgado de instrucción en funciones de guardia de La Bisbal d'Empordà, decretó su libertad con cargos.

Tras una disputa entre vecinos en Santa Coloma de Farners (Girona) por el cultivo de marihuana por parte de uno de ellos, los agentes localizaron, en el interior de un domicilio, un centenar de plantas con una instalación eléctrica de luces, ventiladores, deshumificadores, termostatos y fertilizantes, y se imputó al propietario un delito contra la salud pública.

También se les imputó este delito a los propietarios de dos casas en la urbanización la Canyera y La Mata de Llagostera (Girona), donde se encontraron 680 plantas.

En el Bages, los Mossos d'Esquadra detuvieron a un hombre, de 59 años, de nacionalidad española y vecino de Moià (Barcelona), e imputaron a otro, como presuntos autores de un delito contra la salud pública y de defraudación eléctrica tras una investigación abierta semanas atrás.

Los agentes comprobaron que alrededor de una casa de Moià había 278 plantas, y en su interior encontraron herramientas para su cultivo y distribución así como una instalación de luz artificial para facilitar el crecimiento que estaba conectada de manera irregular a la red eléctrica.

El detenido pasó a disposición judicial ante el juzgado de instrucción en funciones de guardia de Manresa (Barcelona).