Dos mossos dicen que Hasel "no agredió" en la manifestación en Lleida por la detención de Puigdemont

El rapero Pablo Hasel (2d) durante un juicio en la Audiencia de Lleida, a 23 de noviembre de 2022, en Lleida, Catalunya (España).
El rapero Pablo Hasel (2d) durante un juicio en la Audiencia de Lleida, a 23 de noviembre de 2022, en Lleida, Catalunya (España). - Lorena Sopêna - Europa Press
Publicado: miércoles, 23 noviembre 2022 17:28

   Un policía cree que el dispositivo era escaso y podían "haber salido de allí linchados"

   LLEIDA, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Dos de los cinco mossos que han declarado como testigos en el juicio a 11 personas --entre ellas el rapero Pablo Rivadulla, conocido como Hasel-- por presuntos desórdenes públicos en la protesta contra la detención en Alemania del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont han declarado que Hasel no causó agresiones aunque sí incitó a los participantes.

   Lo han dicho este miércoles en la Audiencia Provincial de Lleida, en el primero de los dos días de celebración del juicio por la protesta del 25 de marzo de 2018 y por la que a los 11 encausados se les acusa de presuntos delitos de desórdenes públicos, atentado contra agentes de la autoridad y lesiones.

   "No agredió a nadie, Pablo Rivadulla era uno de los incitadores, decía 'Tenemos que entrar' y 'Nazis de mierda", ha afirmado un sargento de los Mossos d'Esquadra, y otro de los agentes ha asegurado que el cantante estaba situado en segunda o tercera fila.

   El tercer policía en declarar, respondiendo a una pregunta de la Fiscalía, ha reafirmado que, desde donde él se encontraba, no vio que el rapero estuviera "en la primera fila" de la concentración.

   Los cinco mossos han coincidido en sus declaraciones del juicio en que eran pocos ante el número de manifestantes, uno de ellos ha asegurado que era "desproporcionado" ya que, según él, había unas 3.000 personas y, en un primer momento, los agentes uniformados eran 18.

   "Los agentes podríamos haber salido de allí linchados", ha dicho uno de ellos, y ha contado que en Lleida no se había visto nunca una situación como aquella, en la que los mossos dispararon salvas para dispersar a los manifestantes.

   "Vi objetos impactantes contra los vehículos policiales y mucha gente golpeando a los agentes, con patadas por debajo de los escudos, hasta el punto de que los agentes se vieron obligados a retroceder", ha afirmado otro de los policías.

NUEVE MESES DE CÁRCEL

   En la primera sesión del juicio, cuatro de los once acusados han reconocido los hechos y han aceptado una condena de nueve meses de cárcel y una multa de 1.350 euros, y la Fiscalía y la Abogacía del Estado han aceptado aplicar los atenuantes de confesión tardía y reconocimiento de hechos.

   Para ellos, inicialmente Fiscalía pedía cinco años y tres meses de prisión y una multa de 5.400 euros, la misma que pide para otros seis acusados que declararán este jueves, en el segundo día del juicio.

   Para Hasel, que también declara este jueves, la Fiscalía pide cinco años y nueve meses de prisión, seis meses más que al resto por presunta reincidencia en el delito de atentado a la autoridad.

Contador