Publicado 27/02/2021 16:20CET

La emigración sube en Barcelona un 8% y la inmigración baja un 43,7%, según el Ayuntamiento

Mapa de municipios de Catalunya con un saldo migratorio atípico con Barcelona entre marzo y agosto de 2020
Mapa de municipios de Catalunya con un saldo migratorio atípico con Barcelona entre marzo y agosto de 2020 - AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

De enero a setiembre de 2020 los empadronamientos se redujeron a 13.094 personas

BARCELONA, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

La emigración aumentó en Barcelona un 8% de junio a octubre de 2020 y la inmigración bajó un 43,7%, según el informe provisional 'El movimiento migratorio de Barcelona en tiempos de Covid-19', elaborado por la Oficina Municipal de Datos (Omd) a partir del Padrón Municipal.

De enero a septiembre de 2020, el número de personas empadronadas en Barcelona se redujo en 13.094, lo que interrumpió la tendencia al alza mantenida en los últimos cinco años, informa el Ayuntamiento de Barcelona este sábado en un comunicado.

Este saldo negativo es, en parte, consecuencia de la sobremortalidad derivada de la pandemia del coronavirus, y, como los registros administrativos "trabajaron bajo mínimos" durante el confinamiento, habrá que esperar a los próximos meses para constatar si los datos y tendencias se consolidan.

Después del confinamiento, cuando se volvió a operar "con cierta normalidad", la acumulación de trámites desembocó en rebotes al alza tanto de la emigración como de la inmigración, quedando la primera por encima de la segunda.

SEGUNDAS RESIDENCIAS

Hay mayor preferencia a mudarse a municipios con poca población --menos de 5.000 habitantes-- y de fuera del Área Metropolitana de Barcelona, algo que no implica que las personas hayan dejado de vivir realmente en la ciudad, sino que la facilidad para trabajar ha motivado el flujo hacia esos destinos, en los que el emigrante tiene una segunda residencia o va a vivir con un familiar.

Así, en el conjunto de Catalunya, la migración corresponde a personas con nivel de renta medio alto y alto que emigran hacia municipios con perfil turístico como l'Escala (Girona), Sant Pol de Mar (Barcelona) o Roda de Berà (Tarragona), residencial, como Sant Adrià de Besòs o Sant Cugat del Vallès (Barcelona), y de interior, como Bellver de Cerdanya o la Pobla de Segur (Lleida).

Para leer más