El feminismo, la brutalidad y la crítica social de 'Assassination Nation' triunfan en Sitges

'Assassination Nation'
FESTIVAL DE SITGES
Publicado 10/10/2018 14:20:29CET

Reinterpreta los juicios por brujería de Salem ante la doble moral

SITGES (BARCELONA), 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

El feminismo, la brutalidad y la crítica al puritanismo y a las redes sociales desde una óptica millennial de la película 'Assassination Nation' han triunfado el mediodía de este miércoles en el 51 Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya que se celebra en Sitges (Barcelona).

El largometraje, de Sam Levinson, sitúa al espectador en la ciudad norteamericana de Salem, donde un hacker se dedica a extirpar y publicar la vida íntima de sus ciudadanos, haciendo que éstos pierdan los papeles y se desencadene una ola de violencia que tiene como cabeza de turco a cuatro adolescentes.

La película reinterpreta desde una mirada actual a base de 'smartphone' los juicios por brujería de la ciudad, en una purga hacia estas cuatro adolescentes liberadas sexualmente y construidas como brujas modernas que, en palabras de los espectadores, "ciberdestripan" a la comunidad americana en favor del feminismo y la libertad sexual.

Con ciertos paralelismos iniciales a la serie de éxito '13 razones' --que se desarrolla en el universo de un instituto y los retos de la tecnología en las aulas--, la película enfrenta el puritanismo norteamericano actual a una generación nacida en la era de las redes sociales y el contenido libre, especialmente el contenido íntimo.

OVACIÓN EN SITGES

Tras una ovación final,y aplausos también durante las escenas más violentas y justicieras, los espectadores han ensalzado la "bendita locura" de la película, así como su mirada feminista, en contra del heteropatriarcado, millennial, en favor de los derechos LGBTI, #Metoo y antiTrump.

"Necesitamos películas así", han dicho otros espectadores al considerar que incluye una dura visión de la sociedad y la política americana, aunque han lamentado su resolución fácil y algo prefabricada.

Otros han lamentado de la película su mensaje populista e hipócrita sobre la violencia, la crítica pueril a las redes sociales y hasta la "repugnancia" de la cinta.