La fiscalía de Ragusa (Italia) acusa a Open Arms de favorecer la inmigración ilegal

Proactiva Open Arms
PROACTIVA OPEN ARMS - Archivo
Publicado 12/12/2018 17:32:49CET

BARCELONA, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

La fiscalía de Ragusa (Italia) ha resuelto la investigación por los hechos del pasado 15 de marzo con una nueva acusación al capitán del barco Open Arms, Marc Reig, y a la jefa de misión, Anabel Montes, por presunto favorecimiento de la inmigración ilegal y de violencia privada por daños hacia el Ministerio del Interior italiano.

En un comunicado este miércoles, la entidad ha lamentado que haya hecho esta acusación a pesar de que el juez instructor de la causa dictó el pasado mes de mayo la liberación del buque --que estuvo retenido en esta ciudad siciliana-- por carecer de fundamentos, y posteriormente la ratificó el tribunal competente.

"La persistente criminalización de las organizaciones humanitarias en los últimos años tiene el claro objetivo de eliminar todos los testimonios incómodos que señalan y denuncian las violaciones de los derechos humanos en el mar Mediterráneo", ha considerado la entidad, que ve en la decisión de la fiscalía un paso más en esa dirección.

Ha lamentado que mientras se lanzan graves acusaciones hacia la organización, "es sorprendente que haya un absoluto silencio respecto a las violaciones sistemáticas de las convenciones internacionales a las que los Estados están suscritos y deberían cumplir".

"Es inadmisible que, en lugar de que prime la defensa del derecho más básico de las personas rescatadas a ser desembarcadas en el puerto seguro más cercano, seamos acusados de no devolverlas a manos libias", y por ende a la violencia y los abusos constatados y denunciados por instituciones como ACNUR y Naciones Unidas.

"Vamos a seguir luchando y trabajando hasta que no quede ninguna persona a la deriva y hasta que los principios que han fundado Europa dejen de ser pisoteados", ha asegurado Open Arms.

Ha criticado que se criminalice a organizaciones humanitarias no gubernamentales que desde hace años luchan por la defensa de los derechos humanos, recogidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos que ha celebrado esta semana su 70 aniversario.