La Generalitat apuesta por convertir el agua reutilizada en agua de boca

Grifo
Europa Press - Archivo
Publicado 22/08/2018 11:18:57CET

BARCELONA, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Generalitat apuesta por convertir el agua reutilizada en agua de boca en un plan a largo plazo y progresivo, que aspira a cerrar el ciclo de la "economía circular" y que iría más allá de usos agrícolas e industriales, como sucede actualmente.

En una entrevista de Europa Press, el conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Damià Calvet, ha defendido que "el límite de reutilización del agua debería ser infinito: deberíamos poder reutilizar toda el agua que gastamos, porque es un bien escaso".

"Estamos en un país con un régimen de lluvias inconstante y, por tanto, nuestra voluntad sería que pudiéramos reutilizar cuánta más agua mejor", ha subrayado Calvet, después de argumentar que en tres años ha crecido un 15% el porcentaje de agua reutilizada para usos industriales y agrícolas.

Para conseguir una reutilización de agua que concluya con usos domésticos, se debe trabajar antes con un comité técnico junto con la Conselleria de Salud de la Generalitat, igual que para el resto de usos se trabaja con los departamentos de Agricultura y de Empresa, ha ejemplificado.

"Iremos introduciendo progresivamente más porcentaje de uso de agua reutilizada para mantener este equilibrio ecológico de los ríos", ha argumentado Calvet, que ha dicho que esta introducción progresiva pasa por un conjunto de medidas técnicas a veces muy costosas, que hay que estar seguro a la hora de poderla reutilizar.

"Hemos hecho muchas mejoras, tanto por lo que se refiere a usos industriales, como agrícolas. Hemos de avanzar mucho en usos domésticos con agua de boca", subraya el conseller.

TAULA DEL TER

Ha comentado que, de hecho, Barcelona se abastece de un trasvase que bebe desde hace muchos años tanto del Llobregat como del Ter, que pasa por Girona y que ha aportado con una "cuota de solidaridad impresionante, recursos de su agua a Barcelona, a veces poniendo en peligro su caudal ecológico".

De ahí nace, la Taula del Ter para disponer de un caudal mínimo que permita este mínimo ecológico, y éste caudal pasa por una mayor reutlización del agua en la zona de Barcelona, ha recordado Calvet.