La Generalitat debatirá a partir de septiembre la ley para reducir impuestos a quienes reciclen

 El Director De La Agència Catalana De Residus (ARC), Josep Maria Tost
EUROPA PRESS
Publicado 30/07/2018 14:13:54CET

La recogida selectiva de residuos alcanza un 40% en 2017

BARCELONA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Generalitat empezará a debatir en septiembre la futura ley de residuos y recursos, que pondrá el acento en "romper el anonimato" en la recogida de residuos y que trabajará para reducir los impuestos en el agua y el IBI a los ciudadanos catalanes que reciclen.

Lo ha explicado el director de la Agència Catalana de Residus (ARC), Josep Maria Tost, en rueda de prensa para hacer balance de la generación de residuos municipales en Catalunya durante 2017, cuando la tasa de recocida selectiva ha alcanzado un 40%.

Convencido de que la tasa de reciclaje se ha acercado a su techo después de 20 años de campañas institucionales en Catalunya, Tost ha vuelto a poner encima de la mesa la necesidad de compensar económicamente a quienes reciclen, algo que deberá hacerse de la mano de los ayuntamientos, a los que ha pedido "voluntad política".

"El voluntarismo ambiental ha llegado a su techo, necesitamos una nueva chispa, y tenemos claro que el mecanismo debe ser la tasa justa", ha evidenciado Tost, que ha alegado que este sistema es el que emplean con éxito países como Holanda, Alemania, Bélgica y norte de Italia.

Una directiva europea obligará a los países comunitarios a alcanzar un 50% de recogida selectiva en 2020; un 60%, en 2030, y un 65% en 2035 para evitar sanciones, por lo que Tost ha urgido soluciones consensuadas para implementar iniciativas de recogida puerta a puerta y de utilización de chips para "individualizar" esta recogida.

PARA PRIMAVERA EN EL PARLAMENT

Ha situado en el mes de septiembre el inicio del debate de la ley, para la que ha pedido la colaboración de la ciudadanía, y confía en que en primavera pueda iniciar su trámite parlamentario en un periplo que deberá contar necesariamente con la colaboración de los consistorios.

Es la hora de las grandes ciudades, ha insistido el líder de la ARC, que ha lamentado que la mayoría de éstas han estado "muy relajadas" en materia de reciclaje, y ha considerado que el debate más profundo sobre su papel posiblemente quedará pospuesto a las elecciones municipales de 2019.

DATOS DE RECICLAJE

Durante 2017, se han generado 3.849.168 toneladas de residuos municipales, lo que representa un 3,3% más que en 2016, a consecuencia de la mejora económica, y la generación por cápita de residuos se ha situado en 1,4 kilos por habitante y día, respecto al 1,36 kilos por habitante y día del año anterior.

La recogida selectiva bruta ha sido de 1.536.847 toneladas, un 7% más que en el ejercicio de 2016 (1.436.044 toneladas) y se sitúa en el 39,9% (38,5 en 2016), alcanzando "uno de los aumentos más importantes de los últimos años".

SALIDA DE LA CRISIS Y RESIDUOS

La media de recogida selectiva neta se sitúa en el 32%, superando el 30% del año anterior, y el objetivo de la ARC ahora es conseguir desvincular el crecimiento económico de la generación de residuos, y de hecho observa que la generación de residuos de este año ha aumentado, pero es inferior al del PIB catalán.

Teniendo en cuenta una bolsa de basura tipo, en Catalunya se recoge de forma selectiva el 30% de la fracción orgánica generada por la sociedad en general, así como el 70% de la relacionada con el papel y el cartón, el 63% de vidrio y el 40% de envases ligeros.

CRECE LA RECOGIDA SELECTIVA

Con todo, el año pasado creció un "modesto" 2,02% la recogida de la basura orgánica, un 12,3% la de papel y cartón, un 10% la de vidrio y el 4,7% el de envases ligeros.

Como en los últimos años, la localidad de Matadepera (Barcelona) es la que registra la tasa más alta de reciclaje, con un 90%, y de las ciudades grandes destaca Girona con una tasa del 49%, mientras que en Barcelona la tasa es del 35,47%; en Lleida, del 31,37%, y en Tarragona, del 30,83%.

Entre las localidades pequeñas con tasas más altas se sitúan Miravet, Rasquera, Riudecanyes (Tarragona), Argentona (Barcelona) y Vilablareix (Girona).