La Generalitat se persona en el juicio de la propiedad de 111 obras de arte de La Franja

Actualizado 06/05/2019 19:43:17 CET

BARCELONA, 6 (EUROPA PRESS)

La Generalitat, a través de la Conselleria de Cultura, se ha personado en el juicio civil para decidir la propiedad de las 111 obras de la Franja que se encuentran en el Museu de Lleida, y que se celebrará los días 16 y 17 de mayo en el Juzgado número 1 de Barbastro (Huesca).

Según ha señalado el departamento en un comunicado este lunes, la decisión de la Generalitat responde a su "obligación de preservar las competencias en materia de patrimonio cultural", que incluyen la protección de estas piezas y la integridad de la colección, ya que los bienes se encuentran en Lleida.

Sobre este litigio, que es previo al de los bienes del Real Monasterio de Sijena, la Generalitat ha estado presente en las actuaciones previas del proceso porque forma parte del Consorcio del Museo, junto al Ayuntamiento y la Diputación de Lleida y el Consell Comarcal del Segrià.

"UN PASO MÁS"

"Pero en el momento de iniciarse el juicio, la Conselleria de Cultura ha hecho un paso más y ha pedido que se le considere parte demandada, junto al Obispado de Lleida", ha defendido.

El Arzobispado de Barbastro-Monzón demandó al de Lleida para reclamar el retorno a Aragón de estas obras, que están protegidas por la ley del patrimonio catalán y que están en Lleida.

ADQUISICIÓN "LEGÍTIMA"

El Consorcio del Museu de Lleida y el Obispado de Lledia ya presentaron hace un año en los juzgados de Barbastro, por separado, alegaciones contra la demanda del Obispado argumentando la legitimidad de la adquisición de las piezas y la unidad de la colección.

El director del Museo, Josep Giralt, aseguró entonces que "ya hay sentencias firmes que no se han tenido en cuenta que confirman que el consorcio tiene la potestad de la unidad de la colección de su posesión y de su gestión".

El museo reivindica que 27 de las 111 piezas fueron trasladadas en concepto de depósito, y asegura que "reconociendo que la propiedad de ellas es de la iglesia de la que proceden, el Consorcio no puede atender la petición de devolución, ya que la ley de Patrimonio Cultural Catalán no permite disgregar un conjunto de bienes artísticos protegidos como colección sin la autorización de la Conselleria de Cultura".

La documentación entregada entonces incluía actas de una notaría de Barcelona que validan las compras que hizo el obispo Josep Meseguer, que escribió un dietario en primera persona relatando cómo obtuvo las obras de la colección del Museo Diocesano a través de compras y permutas.

Contador