Gestores piden reformas para aumentar la recaudación tributaria reduciendo la judicialización

Actualizado 07/05/2014 13:14:26 CET
EUROPA PRESS

Ven poco recorrido a los nuevos beneficios fiscales del IRPF y reclaman reducir su complejidad

BARCELONA, 7 May. (EUROPA PRESS) -

El Colegio de Gestores Administrativos de Catalunya ha pedido este miércoles reformas del sistema tributario español para conseguir aumentar la recaudación de impuestos a través de "espacios de relación con el contribuyente antes de llegar a los tribunales, buscando soluciones más eficientes y justas".

Así lo ha explicado en rueda de prensa el catedrático de Derecho Financiero y Tributario de la Universitat de Barcelona (UB) y miembro del Colegio, Luis Manuel Alonso, que ha elaborado el informe 'Propuestas para reducir la litigiosidad fiscal en España a la vista del derecho comparado'.

Dicho informe expone que en España casi se han duplicado las reclamaciones económico-administrativas desde el inicio de la crisis en 2007 hasta más de 223.000 en 2013, y que el 40% de los casos acaban dando la razón total o parcialmente al ciudadano.

25.000 MILLONES POR COBRAR

"Es inquietante un nivel de victorias tan elevado a favor del contribuyente", ha afirmado Alonso, que ha añadido que actualmente el importe liquidado por la Administración pero todavía no cobrado --en gran parte por estar recurrido por los contribuyentes-- es de 25.000 millones de euros.

"El sistema actual no es eficaz ni justo, no funciona y es proclive a la conflictividad" porque se basa en sanciones sin espacios de negociación, ha resumido, y ha constatado que no sirve de nada aumentar impuestos si después no funciona el sistema de recaudación.

Ha incidido en que la economía sumergida en España sigue suponiendo entre el 20 y el 25% del total pese a las medidas impulsadas por el Gobierno como la amnistía fiscal de 2012, lo que supone dejar de ingresar unos 70.000 millones de euros en impuestos cada año (equivalente a sumar la recaudación del IVA y Sociedades), si bien ha apuntado que también hay contribuyentes que no tienen mala fe a la hora de cumplir sus obligaciones tributarias, sino que se equivocan por la actual "normativa compleja e interpretación particular".

El ponente de la Comisión Económica y Financiera, Contable y Tributaria del Colegio, Jordi Altayó, ha apoyado la reforma de la gestión tributaria y ha hecho hincapié en la necesidad de simplificar el impuesto universal del país, el IRPF o declaración de la Renta, para hacerlo más sencillo para el contribuyente, y ha ejemplificado que el manual de la Renta de este año tiene 956 páginas con letra pequeña, lo que demuestra su complejidad.

Altayó también ha criticado que la mayoría de nuevos beneficios fiscales de la Renta 2013 beneficiarán a poca gente porque tienen requisitos muy concretos, y ha hecho referencia a la reducción por rendimientos en actividades empresariales iniciadas en 2013 --que no se aplica si el empresario había tenido otra actividad económica anterior, o si es un autónomo que tributa por módulos, entre otras limitaciones--.

Asimismo, ve poco recorrido a la reducción por ganancias patrimoniales en la venta de inmuebles comprados entre el 12 de mayo de 2012 y el 31 de diciembre de 2012, medida que se tomó para fomentar la compra de viviendas pero que solo tuvo una vigencia de siete meses, por lo que no habrá muchos ciudadanos que se puedan beneficiar.

DEDUCCIÓN POR VIVIENDA HABITUAL

La ponente de la Comisión de Comunicación del Colegio de Gestores, Carme Dalmau, ha alertado de que si un ciudadano tiene una hipoteca por su vivienda habitual anterior al 1 de enero de 2013, debe hacer la declaración de la Renta 2013 aunque no tenga ingresos, ya que de lo contrario perderá su derecho de deducción para siempre, lo que ya le ha ocurrido a ciudadanos que decidieron no presentar la Renta de 2012 porque no estaban obligados por sus bajos ingresos.

Dalmau también ha expuesto las limitaciones existentes para beneficiarse de la deducción por inversión en empresas de nueva creación, de la exención total del paro cobrado de forma capitalizada y de la reducción sobre rendimientos irregulares, y los gestores han recordado que quienes cobren un premio de Lotería superior a 2.500 euros no necesitan hacerlo constar en la declaración de la Renta porque ya habrán tributado un 20% del premio al cobrarlo.