Actualizado 06/08/2016 10:25 CET

El Govern aparca el plan piloto de riego en las zonas Zepa del canal Segarra-Garrigues

 Meritxell Serret
EUROPA PRESS

Científicos apuntan que no existen poblaciones de aves suficientes para obtener resultados significativos

BARCELONA, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Govern ha aparcado de momento las pruebas piloto, contempladas en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) y autorizadas por la UE, para estudiar si es posible el riego en las zonas Zepa y la protección de las aves de forma simultánea en el canal Segarra-Garrigues, en Lleida.

En una entrevista de Europa Press, la consellera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Meritxell Serret, ha explicado que finalmente estas pruebas piloto no se han impulsado porque no han alcanzado "consenso" a nivel científico.

"No tenemos poblaciones de aves suficientes en este ámbito territorial como para hacer un seguimiento y determinar si las pruebas han funcionado o no. Los datos que saldrían no serían significativos", ha sostenido Serret, que ha indicado la Generalitat sigue haciendo seguimiento del ecosistema.

Hasta la fecha, la Generalitat ha invertido un total de 706,5 millones de euros en el canal Segarra-Garrigues, y se prevé transformar en riego un total de 68.643 hectáreas respecto a las 70.150 previstas inicialmente en el proyecto original.

Además, la Conselleria destinará durante la campaña 2016-2017 un total de 3,2 millones de euros a actuaciones encaminadas a corregir y compensar el impacto ambiental del canal de regadío Segarra-Garrigues.

Una parte de estas actuaciones consisten en el arrendamiento de fincas ubicadas en zonas Zepa para favorecer el hábitat de determinadas aves y favorecer estas especies, y este año se prevé llegar a 1.980 hectáreas de fincas gestionadas de las 3.400 hectáreas previstas en total.

MOTORES

Para conseguir la adhesión de regantes al canal Segarra-Garrigues, el Govern ha impulsado una estrategia de motores, alianzas con empresas para promocionar el riego con proyectos como el de manzanos con Fruits de Ponent de Alcarràs, la doble cosecha anual para la alimentación ganadera con la Cooperativa de Ivars d'Urgell y la plantación de 50 hectáreas de cultivos de pistacho en la finca Mas de Colom de Tàrrega (Lleida) con Borges Mediterranean Group.

Completan la lista el impulso de la viticultura de regadío en Verdú a través de la unión de Grupo Codorníu, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Costers del Segre y el Grupo de Bodegas de Valls del Riucorb, y el acuerdo anunciado con Alimentaria Guissona para incrementar el potencial cerealístico de la zona.

"De momento no tenemos contactos para nuevos motores. Se mantienen los mismos y si salen más, daremos pleno apoyo a estas iniciativas", ha comentado la consellera.

AGENCIA DEL REGADÍO

Una de las prioridades de esta legislatura para Serret es la revisión del plan de regadíos 2008-2020, cuyo objetivo es desencallar proyectos e inversiones para "cerrar carpetas", así como incorporar un programa de desarrollo a las iniciativas que puedan surgir.

El ente que debe coordinar esta estrategia es la Agencia Catalana del Regadío, una unidad que se prevé crear "ni que sea de forma embrionaria" en 2017 para planificar su despliegue en dos o tres años vista.