El Govern recurre a su agenda soberanista ante un PP que exhibe poder en Catalunya

Actualizado 14/02/2012 20:18:52 CET
Alicia Sánchez-Camacho Muestra El Acuerdo Presupuestario Entre Ciu Y PP
EUROPA PRESS

Sellan su alianza en una larga noche en un hotel que les ofreció 'el menú de San Valentín'

BARCELONA, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Govern ha recurrido este martes a su agenda soberanista para descartar que el acuerdo presupuestario sellado con el PP la madrugada del martes condicione su actividad legislativa en esta legislatura.

El portavoz del Govern, Francesc Homs, ha sostenido que proyectos de ley como el de consultas populares, la reforma del Código Civil catalán, la ley electoral, la legislación sobre el mundo local o el acuerdo político sobre el pacto fiscal muestran que el Ejecutivo mantiene su agenda política pese al pacto presupuestario.

El acuerdo compromete al Govern a impulsar en este ejercicio normas que reclamaba el PP, como una ley de emprendedores --en la línea de la que impulsará el Gobierno--, una para fijar un techo de gasto no financiero antes de la presentación de los presupuestos y otra de transparencia sobre empresas y entidades que reciben dinero público.

La actitud del Govern contrasta con la de la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, que este martes ha exhibido músculo, y, pese a descartar cualquier pacto estable con CiU, ha subrayado el papel "determinante" que juega su partido en la política catalana.

"Si a alguien le molesta que el PP sea determinante, que empiece a enterarse de que el PP es decisivo en Catalunya y determina la política catalana", ha rematado, y ha destacado que han sido los socios del Govern en sus leyes más relevantes, como las cuentas de 2011 y de 2012.

El resto de la oposición ha censurado que CiU "se someta al PP" al volver a pactar los presupuestos, y ha vaticinado que el consenso entre ambas formaciones es estable y se prolongará en nuevos apoyos más adelante en el Parlament y el Congreso.

El acuerdo --por escrito como quería el PP-- se añadirá a los presupuestos que se debaten este miércoles en el Parlament, y a la ley de acompañamiento, que deberá esperar unos días después de que ICV-EUiA, C's y SI la hayan llevado al Consell de Garanties Estatutàries.

ACUERDO DE 10 PUNTOS

El documento firmado por el Govern, CiU y PP contempla diez puntos: leyes para la promoción económica; una nueva reducción del 25% del sector público; más ayudas a los ayuntamientos; construir equipamientos educativos y sanitarios; mantener ayudas a centros especiales de trabajo de iniciativa social; un aumento a 50.000 euros de la partida para atender víctimas del terrorismo; reducir el impacto de varias tasas y del canon del agua; el cumplimiento de los acuerdos presupuestarios de 2011 y una mayor dotación a los Mossos.

Además, se ha añadido una disposición adicional en la que Govern, CiU y PP aceptan constituir una comisión de seguimiento del pacto presupuestario.

Tras cerca de dos meses, el acuerdo se ha cerrado en el céntrico Hotel Neri de Barcelona, en el que los equipos negociadores han permanecido hasta pasadas las 3 de la madrugada, ya en el 14 de febrero, Día de San Valentín.

La casualidad ha querido que la alianza entre CiU y PP se haya consumado en pleno 'día de los enamorados', lo que ha motivado anécdotas como que el servicio de restaurante del hotel les ofreciese para cenar el 'Menú de San Valentín', invitación que han declinado.

El último capítulo de esta "larga, dura e intensa" negociación, en palabras de Camacho, ha reunido en el hotel a Francesc Homs por parte del Govern, Oriol Pujol, Jordi Turull y Ramon Espadaler (CiU), y Jordi Cornet, Enric Millo y Santi Rodríguez (PP) --que han mantenido informada en todo momento vía telefónica a la presidenta del partido, que estaba en Madrid--.