Juan Vico reflexiona sobre la "frustración como motor" vital en una novela

Publicado 19/01/2019 11:22:41CET
Juan Vico
EUROPA PRESS

"La insatisfacción también sirve de acicate", afirma el autor

BARCELONA, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

El escritor de Badalona (Barcelona) Juan Vico reflexiona sobre la "frustración como motor" vital en la novela 'El animal más triste' (Seix Barral), según ha explicado en una entrevista de Europa Press.

En sus páginas, un grupo de amigos se reúne en una casa del
Pirineo donde desempolva viejos fantasmas, visionan un cortometraje que rodaron en sus años universitarios y visitan las ruinas de un pueblo abandonado de la zona, impregnándose de la consistencia viscosa del deseo.

"La frustración es un motor bastante importante", ha relatado Vico, que defiende su aparición constante en la vida, tanto impulsando a las personas a tratar de conseguir aquello que se les resiste, como una insatisfacción instantánea cuando se consigue algo.

"Nos han educado para conseguir todo lo que nos proponemos. La insatisfacción también sirve de acicate", ha detallado el escritor, que lamenta que quienes tienen actualmente 40 años han sido criados bajo la máxima de que todo dependía del propio esfuerzo y de que tendrían mejor vida que sus padres con una idea de progreso constante.

Al contrario, las generaciones más jóvenes han crecido inmersos en la precariedad laboral y "están desengañados de antemano", y en su novela todos los personajes --menos Paula, 20 años más joven-- participan de esa insatisfacción.

DESEO Y SEXUALIDAD

Deseo y sexualidad recorren la novela de forma literal y simbólica, donde lo visceral e intuitivo choca siempre con la convención social y la idea del amor en Occidente: "Quizás deberíamos romper con las convenciones y dejarnos llevar por ese lado más animal", ha sugerido el autor, que sitúa a sus personajes en una vivencia del deseo incómoda y poco natural.

Ha asegurado que a sus personajes "la idea de que deberían dar más espacio a esa animalidad les supone una fuente una fuente de frustración, de modo que si quieren congeniar con esa animalidad, todo pasa por la mentira.

Para él, la mentira articula el mundo en muchos sentidos a nivel inofensivo y como un pacto aceptado: "Los políticos nos mienten y lo sabemos; nos mienten en la publicidad y seguimos comprando, y nos mentimos en las relaciones humanas y en el terreno del amor".

Ha explicado que el título, 'El animal más triste', está extraído del proverbio latino que pregona que todo animal está triste tras el coito: "Hay una supuesta tristeza tras el momento culmen del éxtasis porque en ese momento perdemos el contacto con la realidad, somos animales de nuevo, y el coito nos pone en contacto con la parte más profunda y volvemos a la realidad".

"Cualquier experiencia un poco intensa y de epifanía siempre va a llevar consigo la vuelta a lo rutinario, a lo gris a lo banal, a la frustración. Es imposible mantenerse en ese estado sublime", ha añadido.